viernes, 26 de agosto de 2016

Viggo Mortensen arremete contra el "terrorismo de Estado de Israel"

El actor Viggo Mortensen acusó a Israel de practicar terrorismo de Estado y se quejó del doble estándar de los medios de comunicación.

25/08/2016

El actor Viggo Mortensen, quien se convirtió en un gran nombre de Hollywood con su actuación como Aragorn en la trilogía "El Señor de los Anillos", atacó a Israel en una entrevista con el Daily Beast publicada el sábado.

Acusó a Israel de practicar terrorismo y se quejó de un doble estándar de los medios de comunicación.

El actor afirmó que "nadie en los medios de comunicación parece tener un problema criticando el terrorismo palestino, pero si alguien se atreve a expresar cualquier objeción contra el Gobierno de Israel en cuanto a sus actos de terrorismo de Estado contra civiles palestinos, sería rápidamente vilipendiado y censurado".

Mortensen, de 55 años, cuya última película "Las dos caras de Enero" se estrenó en Israel en septiembre, estuvo entre las decenas de artistas que firmaron la Declaración de Toronto, en la que se condenaba el Festival de Cine de Toronto para la selección de Tel Aviv como tema de su discurso inaugural de Ciudad a Ciudad de Eventos Spotlight, debido a las acciones de Israel en Gaza y la política de asentamientos en Cisjordania.

El actor reclamó en la entrevista que no se ha avanzado mucho en los últimos cinco años transcurridos desde la declaración. "Lamentablemente, muy poco ha cambiado en términos de la rienda suelta que tiene el Gobierno de Israel, apoyada por los Estados Unidos y otros gobiernos influyentes en términos de su manejo de la cuestión palestina", protestó el Mortensen.

Fuente: extraído de Hareetz

FEDERACIÓN PALESTINA DE CHILE
Av. Kennedy #9351, Las Condes
Santiago, Chile

jueves, 25 de agosto de 2016

Israel haría empalidecer al propio Herodes

Israel y el sionismo que controla desde hace años su gobierno parecen tener luz verde para las barbaridades que su política represiva comete en el marco de una ocupación ilegal desde todo punto de vista.

19/08/2016

La actitud despótica que Israel demuestra a diario contra el pueblo palestino iguala a la que practicara Sudáfrica durante los años del Apartheid, que fuera lógicamente denostado por la comunidad internacional. Sin embargo Israel y el sionismo que controla desde hace años su gobierno parecen tener luz verde para las barbaridades que su política represiva comete en el marco de una ocupación ilegal desde todo punto de vista.

No les basta con mantener en las prisiones del horror a más de 7.000 prisioneros y prisioneras palestinas, o haber enviado a la cárcel en lo que va de 2016 a 560 menores de edad sólo de la zona de Jerusalén, sino que ahora también han vuelto a desafiar (o provocar) a la racionalidad sancionando una ley a nivel parlamentario que permite la detención de niños de 12 años que hayan cometido delitos contra la seguridad israelí. Esto que en cualquier otro país del mundo generaría una oleada de protestas e intervención de organismos defensores de la niñez como UNICEF u otras plataformas de derechos humanos, a Israel le cuesta nada.

Toda esta última algarada represiva comenzó, hay que recordarlo, cuando el año pasado, un grupo de colonos ultrasionistas, acompañados de integrantes del ejército bloquearon las calles de Jerusalén, intentaron entrar a la Mezquita de Al Aqsa y como se les plantó resistencia por parte de los custodios de la misma y numerosos jóvenes palestinos, los atacantes generaron un tumulto y arrojaron bombas al interior del lugar sagrado para los musulmanes. A partir de ese momento se desencadenaron múltiples protestas en toda Cisjordania y también en Gaza, el ejército israelí reprimió brutalmente y desde ese entonces hasta el presente cientos de palestinos han sido asesinados, detenidos y muchos de ellos torturados. De allí, de esa dificultad que el gobierno sionista tiene para someter a quienes todos los días resisten en las calles, surgen ideas descabelladas como la que ahora el Congreso israelí pone en práctica.

"Si hay que encarcelar a los terroristas y sus hijos, lo haremos con gusto para asegurar la paz", dijo en su momento la ministra de Justicia, Ayelet Shaked, la misma que adquirió notoriedad cuando siendo diputada por el partido Hogar Judío propuso asesinar a todas las madres palestinas que daban a luz "pequeñas serpientes". Estas propuestas y otras similares tienen indudable peso en importantes sectores de la sociedad israelí, y es por eso que a nadie le resulte disparatado que parlamentarios de un país que tiene legalizada la tortura ahora apunte toda su batería represiva contra niños y niñas palestinas de sólo 12 años. Que en virtud de ello, estas criaturas puedan ser detenidas, interrogadas durante más de un mes (eso marca la oscura "legalidad" sionista), presionadas con todo tipo de torturas psicológicos y no pocos golpes (de esos que no dejan huellas, por las dudas algún organismo internacional osara interesarse en el caso) y finalmente enviados a esas cárceles-tumba por las que han pasado centenares de menores.

La decisión de ese Parlamento del terror estatal no deja dudas sobre lo que ya se está poniendo en marcha, ya que la nueva ley permite detener a menores de 12, 13 y 14 años que hubieran sido acusados de lanzar piedras o "atacar a civiles israelíes y personal militar". También da libertad a los tribunales israelíes "para aplazar la fecha de la transferencia del menor condenado de una instalación cerrada a una prisión, reducir la sentencia de prisión del menor sentenciado o cancelarla". Con la nueva norma, los tribunales decidirán si un menor de hasta 12 años puede ser condenado a prisión, pero mientras duren esos "debates" en las Cortes, "el menor debe permanecer encarcelado en una instalación cerrada". Aquí vale hacer una aclaración que descubre aún más lo tremendo de esta legislación: en la gran mayoría de los casos, son los ciudadanos israelíes los que actúan como improvisados jueces ya que apuntan con su dedo a hombres, mujeres o niños que se les ocurre -dentro de su paranoia belicista habitual- podrían convertirse o se hicieren sospechosos de realizar una agresión. Sin dudarlo, la soldadesca israelí en el mejor de los casos los detiene. En el peor, los asesina sin más miramientos. Allí hay decenas de vídeos mostrando estas ejecuciones sumarias.

Por lo tanto, "la mayor democracia de Medio Oriente", al decir del carnicero Netanyahu, produce de esta forma una nueva vuelta de tuerca que haría empalidecer al propio Herodes. Apuntan a quienes más temen: la niñez palestina, esos chicos y chicas que por la imposición de la ocupación han reemplazado los juegos y diversiones que son habituales en sus coleguitas del mundo y corren por las calles esgrimiendo el arma más temida: con su pequeños deditos hacen la V de la victoria.

Fuente: extraído de Resumen Latinoamericano, redactado por Carlos Aznárez

domingo, 21 de agosto de 2016

¿Cómo es ser un palestino invisible?: 65º aniversario de la Nakba

Caminata por la playa, del no existente palestino Faysal Mikdadi.

Publicado el 14/05/2013 por losotrosjudios
Por Faysal Mikdadi.*

“Alguien tenía que haber calumniado a Josef K., pues fue detenido una mañana sin haber hecho nada malo”.

Así empieza una de las novelas ícono del siglo veinte. Kafka captura maravillosamente el ambiente de su tiempo en una narrativa agónica.

El presidente de Israel y Nobel de la Paz Shimon Peres es igualmente brillante al crear una ficción que captura la atmósfera de los últimos sesenta y cinco años. En una entrevista reciente, hablando sobre el cumpleaños número 65 de Israel, dijo lo siguiente:

“Me acuerdo de cómo empezó todo. El Estado de Israel entero es sólo un milímetro de Oriente Medio. Un error estadístico, tierra estéril y decepcionante, pantanos en el norte, desierto en el sur, dos lagos, uno muerto y el otro, un río sobreestimado. No había recursos naturales, aparte de la malaria. No había nada. Y ahora tenemos la mejor agricultura del mundo. Esto es un milagro: una tierra construida por gente”.  (Maariv, 14 de abril de 2013).

Yo, también celebrando mi aniversario sesenta y cinco, quedé muy sorprendido al descubrir que, junto con unos doce millones de palestinos, nunca había existido.

Estoy contento por haber escuchado que Palestina era “una tierra sin pueblo que fue dada a un pueblo sin tierra”.

Estoy contento porque todo lo que salió mal en mi vida ahora puede ser borrado en un pase de magia, porque cada uno de los palestinos que he conocido fue, presumiblemente, una invención de mi imaginación. Lo que yo no sabía era que siendo yo palestino tampoco he existido.

Es maravilloso ser invisible. Cuando mi esposa se casó conmigo, se casó con una imagen. Cuando mis hijos nacieron, se relacionaron con un personaje de ficción. Mi educación espantosa y horripilante en Beirut se tornó agradable de repente porque nunca estuve allí como para sentirme tan abatido.

Esa época de mi adolescencia, cuando despotricaba y criticaba a mi pobre padre por no entender nunca mi punto de vista, me la debo haber imaginado porque nunca existió.

En 1967, cuando lloré por la muerte de amigos palestinos, derramé lágrimas sin sentido porque estos amigos, según usted, Mr. Presidente, nunca existieron – a no ser que fueran parte de la única vida existente en Palestina: parásitos protozoos de malaria.

Tantos y tantos rostros que pasan por mí mientras repaso los sesenta y cinco años fueron un gran invento de mi no existente y creativa mente palestina. Mi primera novia palestina fue un bello fantasma con una gran capacidad de amar.

Todos esos cuentos de niños, que suenan vagamente familiares, deben haber sucedido en Chicago o Argentina, ya que Nablus, Tulkarem, Jerusalén, Haifa, Yafa, Belén, Nazaré, Netania y otros lugares, ficción pura, habitados por no personas, aparte, por supuesto de unos pocos enfermos de malaria que pasaban por ahí – no palestinos sino protozoos.

Me acuerdo de haber leído poesía palestina – ¿o me estoy imaginando esas melifluas líneas que nunca existieron?

Lógico que mis preguntas no tienen sentido y son una pérdida de tiempo, porque por haber venido de un país vacío, queda claro que no estoy escribiendo este texto.

Tuvo que ser un judío de cultura germánica, que vivía en una ciudad checa, quien escribiera la novela agónica del siglo pasado.

Tuvo que ser un judío polaco – nacido en Wolozyn, Polonia  (ahora Valozhyn en Bielorrusia) que vive en Palestina, quien nos dijera que él recuerda su llegada a una tierra vacía transformada en un paraíso a través de un arduo trabajo. ¡Bella historia! Ni siquiera Shimon Peres existía de verdad cuando nació, porque el bebé polaco era Shimon Perski.

No es de extrañarse que los asentamientos judíos puedan seguir siendo construidos en tierras palestinas. ¿Cuál es el problema? No hay nadie además de unas pocas piedras, algunas plantas salvajes y recuerdos fabricados.

Y, Mr. Presidente, se necesita un escritor palestino educado en una ciudad que su ejército casi arrasó y que ahora vive en una ciudad británica,  para mostrar sus excusas prefabricadas por haberse apoderado de tierras palestinas de palestinos no existentes.

Y su gobierno nos dice, Mr. Presidente, que usted quiere hacer la paz con nosotros palestinos. ¿Cómo?  Nosotros no existimos… Usted hasta dijo que estaría dispuesto a cambiar tierra por paz. ¿Qué pedazo? ¿El pantano? ¿El lago muerto? ¿El área infectada por malaria? ¿El desierto?

Tengamos una conversación invisible sobre la paz. Estoy dispuesto a convivir con usted. Juntos podemos transformar el pantano agobiado de malaria palestina en el paraíso bíblico que nunca fue.

Feliz cumpleaños, Mr. Presidente.

Traducción: América Latina Palabra Viva
* Faysal Mikdadi es escritor.


viernes, 19 de agosto de 2016

Gaza no es Hamás

Niños palestinos en una escuela de Gaza
El presunto desvío de 50 millones de dólares que el responsable de finanzas en Gaza de una ONG entregó a la organización Hamás daña de manera muy grave la labor que numerosas organizaciones realizan en favor de la población de la Franja.

El País, 19 AGOSTO 2016

El presunto desvío de 50 millones de dólares que el responsable de finanzas en Gaza de una ONG entregó a la organización Hamás daña de manera muy grave la labor que numerosas organizaciones realizan en favor de la población de la Franja. World Vision es una institución que lleva décadas trabajando en Cisjordania y Gaza, y en este último territorio atiende a unos 40.000 niños. El caso, sin embargo, no puede dar alas a la política de hostigamiento que el Gobierno de Benjamín Netanyahu está llevando a cabo contra las ONG que asisten a la población palestina. La situación objetiva en Gaza hace indispensable la ayuda humanitaria y organizaciones y voluntarios de todo el mundo la hacen posible. Hostigarlos es seguir el juego de Hamás, a quien le irá mejor cuanto peor sea la situación en Gaza.

Resulta imprescindible resaltar el papel jugado por Hamás en este escándalo. La organización impone férreamente su ley en Gaza desde 2007 cuando expulsó del territorio —del que previamente se había retirado Israel completamente en 2005— a los representantes de la Autoridad Palestina e impuso un Gobierno de carácter islamista que reprime con extrema dureza la disidencia tanto política como social. Y no solo eso. Ninguna organización que trabaja en Gaza puede hacerlo contra el criterio de Hamás, o, simplemente, sin su permiso. Resulta evidente que la acusación contra un empleado gazatí de World Vision es muy dañina; pero esto no debe quitar mérito a quienes actúan por motivos humanitarios ayudando a una población civil víctima de un enquistado conflicto que exige una solución.


El color del racismo en Israel

La muerte del judío Yosef Salamsa produjo indiferencia entre las comunidades blancas en Israel. Su suicidio, sin embargo, ha encendido una serie de manifestaciones en Tel Aviv organizadas por etíopes negros que acusan al estado sionista de racismo y brutalidad policial.

18/08/2016

La muerte del judío Yosef Salamsa produjo indiferencia entre las comunidades blancas en Israel. Su suicidio, sin embargo, ha encendido una serie de manifestaciones en Tel Aviv organizadas por etíopes negros que acusan al estado sionista de racismo y brutalidad policial.

Ahora, la enorme y creciente influencia del movimiento Black Lives Matters (BLM) apunta a Israel y el trato del Estado hacia los "Judíos de Color", así como al pueblo palestino. La crítica a Israel por el BLM estadounidense añade combustible a las afirmaciones de que está actuando como un régimen al estilo apartheid en su trato y relaciones con los palestinos y los negros africanos. De hecho, hay quien se pregunta dentro del movimiento si los programas de intercambio de policía entre los EEUU e Israel están llevando a la escalada de asesinatos de negros por parte de agentes de policía en todo Estados Unidos, a causa de lo que se considera la naturaleza casi rutinaria de las ejecuciones extrajudiciales en el estado sionista.

BLM ha atraído la atención mundial a su causa en Estados Unidos y, más recientemente, en Gran Bretaña, donde las autoridades de policía también están acusadas de racismo institucionalizado hacia los negros. Las protestas callejeras han sido organizadas en lugares tan distantes como Baton Rouge y Minnesota; desde el campamento Plaza de la Libertad en Chicago hasta el Reino Unido a través del Atlántico. Parece que donde quiera que exista el racismo generalizado, BLM quiere hacer brillar una luz sobre la situación y llamar a la acción.

El racismo no es sólo problema de Estados Unidos, insiste Natalie Jeffers, la cofundadora de BLM en Reino Unido. A pesar de que la delincuencia armada en el Reino Unido no es tan grave como en los EEUU, Natalie declaró que "hay una guerra en curso contra los negros". Con el apoyo de sombrías estadísticas, que revelan una brecha alarmante entre las experiencias de las personas blancas y negras en Gran Bretaña -en la educación, en los sistemas de justicia y penitenciario, y en el empleo-, su argumento es convincente.

Es una tendencia que también puede ser evidenciada en Israel y los territorios palestinos ocupados. BLM ha actualizado su declaración de julio, de la crisis de las políticas anti-negros para poner de relieve y equiparar las actitudes anti-negros y anti-palestinos, igualmente perturbadoras entre Israel y sus partidarios. El movimiento está cooperando con la Junta de los Judíos de Color, organizados en colaboración con Voz Judía por la Paz, para dar a conocer el problema.

"En este momento particularmente doloroso", manifestó la representante de BLM, "nos acercamos a los miembros judíos negros de nuestra circunscripción que, además de la lucha de ser negro en los Estados Unidos, se enfrentan a la supremacía blanca y su invisibilidad en la comunidad judía. La intención es ampliar el enfoque transnacional de BLM y orientarlo a desmantelar el racismo contra los negros perpetrado por los Estados a través del globo".

"También estamos en solidaridad con los Judíos de Etiopía, que protestan contra la violencia policial y la discriminación racial en Israel, tras la muerte de Joseph Salamsa y muchos otros. Les lloramos junto a vosotros. Nuestros corazones están con las víctimas, a menudo olvidadas, de la violencia contra los negros en Israel: refugiados sudaneses y eritreos, los afropalestinos y los negros hebreos. Su lucha no debe ser borrada porque a sus identidades no les concedan la ciudadanía o encajen en las lógicas comunes del nacionalismo israelí. Extendemos esta solidaridad sin imponer condiciones sobre las creencias personales o nacionalidades, porque el racismo de Estado y la violencia nunca está justificada".

Los organizadores de BLM también han criticado a algunos grupos por tratar de desviar la atención de su causa. "Estamos horrorizados por las acciones de la comunidad judía blanca institucional de Estados Unidos tratando de menoscabar una plataforma tan vital en un momento en el que las vidas de los negros están amenazadas, simplemente porque los organizadores eligieron alinear su lucha con la difícil situación de los palestinos. Las relaciones entre los movimientos negros de Estados Unidos con Palestina e Israel nunca han sido monolíticas, pero hay profundos lazos históricos entre estos movimientos y la lucha palestina, que se remontan a la era del Black Power. Cualquier intento de cooptar la lucha, tratando de degradar estas conexiones, es un acto de racismo".

El movimiento reconoció la reacción sufrida por los activistas de BLM, que parece formar parte de "una estructura de poder de la supremacía blanca que está tratando de mantener el statu quo". "Hacemos un llamamiento a la comunidad judía para defender a los activistas BLM de esta reacción, sobre todo porque muchas instituciones judías han contribuido a extender el pensamiento de que la solidaridad entre la lucha de los negros en EEUU y Palestina es antisemita".

En su contundente declaración, BLM ha añadido: "Del mismo modo, las organizaciones judías perjudican a los negros cuando evitan intencionadamente criticar a Israel a pesar de su solidaridad con BLM. La violencia del Estado israelí se ha dirigido desde hace bastante tiempo hacia los negros como a los palestinos, y esconderse bajo la pretensión de centrarse únicamente en cuestiones nacionales e internas; no exime a los grupos judíos de EEUU de complicidad con la perpetuación del racismo y el colonialismo".

Al rechazar los ataques a los palestinos, que están condenados como antisemitas por el simple hecho de hablar de su propia situación y lucha, BLM señaló que se produce una condena inexacta y equivalente a una forma violenta de complicidad a través del silencio. "Rechazamos ataques similares dirigidos a los judíos de color y otros judíos que se organizan en solidaridad con los palestinos".

Debido a los lazos con las tácticas abusivas utilizadas contra los manifestantes en comunidades como San Luis, Nueva York y Oakland, BLM llamó a poner fin a los programas de intercambio de policía entre Israel y sus homólogos occidentales, especialmente en EEUU. "El Programa Internacional de Georgia de Aplicación de la Ley de Cambio de Atlanta (GILEE) envía policía estadounidense a Israel para aprender métodos antiterroristas, violentos e islamófobos probados en los palestinos que viven bajo la ocupación, y trae policías israelíes a Atlanta, donde aprenden tácticas de la guerra estadounidense contra las drogas, que luego son desplegadas contra la mayoría de Palestina, Mizrahi y las comunidades de Etiopía".

Israel, por supuesto, niega enérgicamente cualquiera de las acusaciones de que se trata de un Estado racista con métodos de apartheid, pero el brutal asesinato de un solicitante de asilo en octubre pasado dejó a los medios de comunicación israelíes sin ninguna duda acerca de por qué el eritreo Haltom Zarhum murió. "El hecho fue el color de su piel", fue el crudo titular.

Zarhum fue disparado en varias ocasiones por un guardia de seguridad y posteriormente agredido y escupido por una turba, después de haber ido a la ciudad meridional israelí de Beer Sheva para recoger su visado de trabajo renovado. Estaba caminando más allá de la estación central de autobuses con un grupo de amigos, cuando un beduino israelí armado con una pistola y un cuchillo atacó un autobús, matando a un soldado israelí e hiriendo a otros 10. En el pánico que siguió al ataque, Zarhum fue el blanco de un odio basado nada más que en su color de piel, de acuerdo con Yedioth Ahranoth.

Del mismo modo, el año pasado, la matanza de Fadi Alloun cerca de la puerta de Damasco en la zona ocupada de Jerusalén Este sorprendió a muchos cuando diversas secuencias de vídeo mostraron al chico de 18 años siendo perseguido por un grupo de judíos, muchos de ellos aparentemente religiosos, que exigían a los agentes de policía presentes que lo matasen. La policía no hizo ningún intento de detener al adolescente y le dispararon. Su muerte ocurrió dos semanas después de que otro joven de 18 años de edad, Hadeel Al-Hashlamoun, también fuese objeto de una ejecución extrajudicial en la ciudad ocupada de Hebrón.

BLM y sus partidarios dicen que a pesar de que los métodos estadounidenses e israelíes de la policía militarizada sean diferentes en algunos aspectos, hay por lo que preocuparse y supone un "motivo de alarma para todos aquellos comprometidos con la justicia racial", agregando además: "A medida que los que promueven la violencia de la policía militarizada contra nuestras comunidades forman alianzas, es necesario que los encargados de organizar la resistencia también lo hagamos. Los judíos de color en solidaridad con los palestinos se sienten doblemente comprometidos a poner fin a la violencia estatal internacional basada en la raza".

Los Judíos de Color plantean cuatro demandas específicas:

• Hacemos un llamamiento a la comunidad judía de Estados Unidos para poner fin a su legitimación del racismo anti-negro a través de sus ataques contra la plataforma Black Matter Lives por su solidaridad con los palestinos. Hacemos un llamamiento a los grupos judíos estadounidenses que se han imbricado en esta violencia anti-negros para que retrocedan en sus declaraciones racistas.

• Hacemos un llamamiento a la comunidad judía de Estados Unidos para poner fin a su legitimación de la violencia por parte de Estados Unidos e Israel, la militarización de la policía, y la violencia a través de su papel en la promoción y organización de programas de intercambio de policía que contribuyen directamente a la violencia contra los negros y latinos en EEUU, así como los palestinos, y los judíos de color.

• Hacemos un llamamiento a la comunidad judía de Estados Unidos para que examinen las formas en que promueve una imagen de los judíos como necesariamente "aliados blancos" a la lucha de los negros, borrando así la fuerte presencia y el liderazgo de los judíos negros.

• Hacemos un llamamiento al movimiento sionista con sede en los Estados Unidos para detener la corriente principal y al mismo tiempo la promoción de las tácticas que dañan a los judíos de color y tiende a su eliminación. Llamamos a que cese el uso de nuestro cuerpo como un escudo moral para la ocupación israelí.

Fuente: Extraído de MEMO

lunes, 15 de agosto de 2016

Niños palestinos conocen el mar de la mano de mujeres israelíes

Un grupo humanitario formado por mujeres israelíes, llamado 'Min Al Baher' (Del mar), ayuda voluntariamente a familias palestinas a trasladarse a Israel para visitar la playa por primera vez.

Cada verano, cientos de niños palestinos ven por primera vez el mar -a veces a solo 20 minutos de sus casas, pero del que les separan fronteras, muros y controles militares- de la mano de mujeres israelíes que se oponen a la ocupación. Tímidamente, mirándolo fijamente, los pequeños se van adentrando en el mar, embutidos en un flotador gigante y con una mujer israelí a su lado, con la que no comparten idioma pero que les mira a los ojos y les tranquiliza para que se vayan dejando mecer por las olas.

La mayoría solo han visto una playa en la televisión, aunque viven a menos de una hora de la playa de Tel Aviv. Sus madres van más lentas. Sin desvestirse, se sientan en las sillas de plástico que les ofrecen, beben agua, comen pipas, charlan, se ríen, disfrutan de un día de descanso y vigilan de lejos a los pequeños. Pasado un rato, algunas de ellas también se escapan del calor metiéndose, completamente vestidas, en el mar.

"Empezamos hace ya diez años y cada verano traemos a tres grupos por semana, unos 1.400 en total", explica a Efe Richi Shaked, una de las cuatro fundadoras del proyecto Min Il Baher (Del mar, en árabe), que resalta que esta actividad "no es humanitaria. Es una actividad política, muy política" de lucha contra la ocupación que Israel mantiene sobre los territorios palestinos. Trabajando en los poblados de Cisjordania durante años, ella y tres amigas se dieron cuenta de que muchos palestinos no habían estado nunca en la playa y de que "el mar para ellos no es solo el mar, sino un símbolo de esperanza de vivir en un mundo diferente".

El objetivo, además de regalarles un día de gozo, "sin muros ni puestos de control militar", es crear un espacio "donde israelíes y palestinos se puedan encontrar cara a cara no como enemigos sin rostro, sino como seres humanos". La organización cuenta con más de 600 voluntarios que se turnan para acompañar a los más pequeños y que, según Shaked, "en muchos casos se convierten en el primer israelí que ven que no es ni soldado ni colono". Rajel Afek es la encargada de tramitar los permisos de salida con el Ejército israelí y se le parte el corazón cuando tiene que decirle a alguien que no podrá salir.

La filósofa Hannah Arend, "cuando habla de la banalidad del mal habla de la conexión entre la burocracia y el mal: ven números, no caras. Olvidan que hay rostros detrás", se queja, y dice que a veces el Ejército deja entrar a una madre pero no a su hijo de cuatro años, sin explicar qué peligro representa. Su premio: "conectar con los palestinos, conocerlos y abandonar un poco los estereotipos con los que todos vivimos en Israel". El de los visitantes: nueve horas sin ocupación. "Estoy contenta de estar aquí. Es la primera vez que veo el mar y los niños están felices. Algunos vinieron hace dos años pero la mayoría es la primera vez que está en la playa", dice una joven palestina que se identifica como Sara, mojada hasta las rodillas, vestida de negro y con la cara velada. A sus pies, Mushra, de 11 años, no deja de saltar y de lanzarse al agua con los voluntarios israelíes. "No podemos venir más porque somos palestinos y esto es Israel y es muy difícil venir", dice a Efe.

Con 74 años e ideóloga del proyecto, Tzvia Shapira muestra una sonrisa amarga y admite lo mismo que las demás: que un día de libertad en la playa no es más que una pequeña tirita para una enorme herida. "He visto mucha felicidad aquí pero conozco toda la tristeza que hay detrás. No hemos solucionado el problema de la ocupación. El objetivo no es solo ver niños felices, sino romper el bloqueo y acabar con la deshumanización de los palestinos", a los que buena parte de su sociedad ve solo como "terroristas, enemigos, malas personas", lamenta. "Los judíos sufrieron la misma deshumanización en Alemania hace décadas", recuerda esta descendiente de supervivientes del Holocausto, "avergonzada" de lo que hace ahora su país.

"No me puedo explicar que mis abuelos tuvieran que sufrir (en Polonia) lo mismo que hacemos nosotros ahora", abunda Shaked, que confiesa sentirse "culpable" y agrega: "Cuando nuestros nietos nos pregunten qué hicimos contra la ocupación, al menos podremos decirles: No hicimos mucho, pero hicimos esto".

Fuente: El Tiempo

lunes, 8 de agosto de 2016

"Israel es un Estado perverso", por Gideon Levy, periodista israelí

Gideon Levy, periodista israelí de Haaretz
Después de hablar del nacionalismo y el racismo, el odio y el desprecio por la vida de los árabes, el culto a la seguridad y la adicción a la ocupación, la victimización y el mesianismo, todavía hay que agregar otro elemento, sin el cual no se puede explicar el comportamiento del régimen de ocupación israelí: la maldad. La maldad pura. La maldad sádica. El mal por el mal mismo. A veces, es la única explicación posible.

Eva Illouz describió sus señales (“El mal ahora”, edición hebrea de Haaretz, 30/7/16). Su ensayo, que cuestiona la idea de la banalidad del mal, considera al grupo nacional como la fuente del mal. Usando el concepto del filósofo Ludwig Wittgenstein, ella encuentra un “parecido de familia” entre la ocupación israelí y los regímenes perversos de la historia. Esta semejanza no significa que Israel sea nazi, ni fascista. Pero es miembro de la misma familia terrible: la familia de los Estados perversos. Es un análisis brillante y deprimente.

Eva Illouz es socióloga y escritora.
La maldad que Illouz le atribuye a Israel no es banal; no puede ocurrir en cualquier parte, y tiene raíces políticas y sociales que están profundamente internalizadas en la sociedad israelí. Así, Illouz se une a Zeev Sternhell, quien lo advirtió en su impresionante y contundente ensayo sobre el terreno fértil en el cual está creciendo el fascismo en Israel ("El nacimiento del fascismo", edición hebrea de Haaretz, 7/7/16).

Pero junto a estos análisis, también hay que ofrecer una breve historia de la maldad. Debemos presentar los casos que se combinan para trazar una imagen amplia y horrenda: la imagen de la crueldad de Israel en los territorios ocupados, a fin de hacer frente a quienes niegan esa maldad.

No se trata de las personas -por ejemplo, el sargento Elor Azaria, que está siendo juzgado por ejecutar a un palestino cuando estaba herido y reducido en Hebrón-, sino que es el comportamiento del sistema y el régimen de ocupación lo que prueba la maldad. De hecho, la continuación de la ocupación demuestra la perversión. Illouz, Sternhell y otros ofrecen análisis discutibles sobre sus orígenes, pero cualesquiera que sean, la maldad ya no se puede negar.

Un caso vale más que mil testigos: el caso de Bilal Kayed. Un hombre joven que cumplió una pena de prisión de 14 años y medio -la totalidad de su condena- sin una sola salida, sin que se le permitiera siquiera decirle adiós por teléfono a su padre moribundo ?una clara señal de maldad.

Hace unas seis semanas, Kayed estaba preparándose para ser liberado. Un representante del servicio secreto Shin Bet -una de las mayores agencias del mal en Israel- incluso le mostró una fotografía de la casa que su familia había construido para él, con el fin de atizar aún más sus expectativas de inminente liberación. Y entonces, cuando su familia lo esperaba con impaciencia en el cruce de rutas y Kayed se iba poniendo cada vez más ansioso en su celda, se le informó que había sido puesto bajo detención administrativa por al menos otros seis meses, sin juicio y sin explicación.

Desde entonces, Kayed está en huelga de hambre. Está esposado a la cama. A su familia no se le permite verlo. Los guardias de la prisión nunca salen de su habitación y las luces no se apagan ni por un momento. Maldad.

Sólo la maldad puede explicar la conducta del Estado hacia Kayed. Sólo un Estado maligno actúa de esta manera. El anuncio arbitrario, en el último momento, de una nueva detención sin motivo alguno es un abuso, y la forma en que ha sido tratado desde entonces también es un abuso.

Sólo la maldad puede explicar el arresto la semana pasada de otro joven, Hiran Jaradat, cuyo hermano Arif (que tenía síndrome de Down) fue asesinado en junio, y cuyo padre murió hace dos días. Jaradat está detenido por "incitación en Facebook", y no se le permitió asistir al entierro de su padre. Maldad pura.

La continuación de la prisión de la poetisa Darin Tatur: maldad. La destrucción de la pequeña piscina que los habitantes de Jirbet Tana, una pequeña aldea en el norte de Cisjordania, habían construido para sus niños: maldad. La confiscación de los depósitos de agua de una comunidad de pastores en el valle del Jordán, en pleno calor de julio: maldad.

Una gran cantidad de acciones del régimen que decide el destino de personas, familias, comunidades, pueblos y ciudades no se puede explicar sino por maldad. La lista es tan larga como la ocupación. La extorsión de personas enfermas en Gaza para que se vuelvan colaboradoras, el cierre impuesto a ciudades y pueblos enteros durante semanas, el bloqueo de Gaza, la demolición de casas: todo es producto de la maldad.

Banal o no, se debe reconocer su existencia; y debe ser reconocida como uno de los valores más afianzados. Sí, en Israel hay un régimen malvado en acción, y por lo tanto es un Estado perverso.

Publicado en Haaretz el 31/7/2016
Traducción: María Landi

martes, 19 de julio de 2016

Ángela Davis, activista pro Palestina regresa a Chile

Después de 43 años de ausencia, Ángela Davis, feminista y activista por los derechos civiles y humanos de las mujeres y de la gente de color, regresa a Chile. Su visita se enmarca en una serie de actividades donde Davis continuará divulgando su mensaje del rechazo al racismo y a la violencia de todo tipo. Además hablará de la contingencia actual en Estados Unidos con el racismo policial hacia la gente de color y de la campaña Black Lives Matter.

Ángela Davis, quien además ha apoyado la mayor parte de su vida el movimiento solidario por Palestina, asegura que durante los últimos años ha estado muy involucrada en la campaña internacional, Boicot, Desinversiones y Sanciones a Israel (BDS).

El BDS se basa en la misma estrategia que logró derrocar al régimen de apartheid en Sudáfrica en los años 90. La campaña BDS busca presionar a Israel para que deje de implementar sus políticas racistas y de apartheid contra la población palestina y que se retire de los Territorios Palestinos Ocupados.

Para Davis la campaña BDS es un primer paso para lograr la unión mundial en apoyo al pueblo palestino, "creo que la sociedad civil palestina pensó en el BDS como un primer paso para unir al mundo en torno al tema de la justicia para Palestina (...) a partir del BDS tenemos que movernos hacia delante", declaró.

Davis asegura que la primera vez que comenzó a involucrarse con el movimiento de solidaridad con palestina fue cuando, siendo una estudiante universitaria, visitó una universidad judía fundada el mismo año de la creación del Estado de Israel. Fueron los mismos estudiantes judíos quienes la incentivaron a sumarse a la campaña por la liberación de Palestina, "es por esto que cuando la gente pregunto si acaso apoyar a la justicia de Palestina es equivalente a ser antisemita yo les recuerdo que hay muchos judíos en Israel y alrededor del mundo que no quiere que Israel se convierta, que Israel replique, el daño que una vez se le hizo a los judíos".

La activista quien durante una conferencia de prensa recordó que el pueblo palestino fue uno de los primeros en apoyar a los protestantes de Ferguson en 2014, se quedará en Chile por el resto de la semana. Durante su estadía participará en varias charlas y actividades. Una de las más importantes es su participación en el 10° Encuentro del Instituto Hemisférico de Performance y Política "eX-céntrico: Disidencias, soberanías, performance", donde Davis hablará sobre la abolición carcelaria y el fin de la violencia policial en Estados Unidos contra la gente de color, como también de los movimientos sociales y la lucha global por la justicia. El evento será privado pero el público podrá ver la inauguración y conferencias vía streaming en tv.uchile.cl, Ángela Davis se presentará a las 14:30.

El evento está organizado por la U. de Chile a partir de su Vicerrectoría de Extensión y Comunicaciones y el Departamento de Teatro; la U. de Nueva York a partir de su Instituto Hemisférico de Performances y Política; y el Consejo Nacional de la Cultura y de las Artes.

19/07/2016
Fuente: Federación Palestina (Chile)

lunes, 18 de julio de 2016

Isabel Pérez: “Para el ejército israelí son errores, no tienen respeto por la vida humana”

Isabel Pérez con dos periodistas
Hablamos con Isabel Pérez, aragonesa de nacimiento y corresponsal en Gaza para diversos medios, para descubrir cómo se trabaja y se vive en Palestina, un país ocupado, saqueado y bombardeado constantemente por el Gobierno israelí.

CLARA ASÍN FERRER | 17 julio, 2016 08.07

Solo tiene dos horas de electricidad al día, como miles de gazatíes. Nos conectamos rápidamente al Skype. Isabel Pérez, natural de Exeya, reside desde 2013 en Gaza y es corresponsal del canal Hispan TV, colaboradora de El Mundo, ElDiario.es, El Periódico, La Marea y CTXT. Se especializó en Árabe Moderno por la Universidad de Alejandría (Egipto) y en Lengua Persa por la Universidad de Teherán (Irán).

Hablamos con ella para descubrir cómo se trabaja y se vive en Palestina, un país ocupado, saqueado y bombardeado constantemente por el Gobierno israelí. El pasado miércoles el ejército israelí bombardeó una aldea cerca de donde vive Isabel, Juhor ad-Dik. Hace dos años por estas fechas se producía la Operación Margen Protector con 50 días de bombardeos intermitentes. Entre una búsqueda de cables, sus palabras son moldeadas por un acento que hace sentirnos en casa. La imagino a través del oído, con sus palabras. Fuertes y vividas.

¿Por qué elegiste Gaza?

Fue una casualidad de la vida, llegué por razones personales. Me casé con un palestino, que es de la Franja de Gaza, y para él salir de aquí es complicado, así que me trasladé. Por suerte, vine con un trabajo, como corresponsal del canal Hispan TV. Aun así, pensaba seguir como freelance. Mi traslado fue fruto del bloqueo israelí, así llegue a Gaza, más que mi elección… yo estaba en Irán en ese momento.

¿Cuándo llegaste cómo viste que se desarrollaba la profesión periodística?

La profesión se desarrolla con un grado más de peligrosidad. Por ejemplo, si vas a cubrir algo a la Línea verde o si cubres operaciones militares israelíes. También si hay impedimentos a nivel político-interno, ya que esto es una zona controlada por Hamás y como muchos Gobiernos puede impedir cierta libertad de movimiento. A mí no me ha sucedido nunca, nunca he tenido problemas. De hecho, le hice una entrevista a un periodista palestino de Gaza al que detuvo y torturó Hamás por sus vídeos en las redes sociales por ser crítico con el Gobierno, también con la Ocupación, etc… y nadie me dio un toque… aunque no hay una libertad como hay en otros países.

¿Desde Gaza para pasar a Israel tienes problemas?

Yo no puedo ir a Israel, estoy atrapada en la franja de Gaza como cualquier palestino de a pie. Entré a Gaza por un túnel porque era imposible entrar de otra manera y eso que tuve la suerte de llegar antes de que expulsaran del poder a los Hermanos Musulmanes en Egipto, ya que con Morsi facilitaban mucho la apertura de paso por Rafá. A pesar de que era fácil, tuve que pasar por un túnel. En ese momento los túneles eran las vías respiratorias para la Franja de Gaza.

Las y los palestinos no pueden cruzar a Israel por la mayoría de lugares y esa frontera siempre estaba abierta. Se crearon una especie de Ministerios de los Túneles, todo estaba administrado y todo el mundo conocía esta situación, tanto las autoridades locales como la Comunidad Internacional. Se pasaban tanto personas, como coches, comida o armas. En julio de 2013 echaron a Morsi, el pasó se cerró y los túneles han sido destruidos por Egipto.

Cómo afecta el bloqueo israelí, en qué ámbitos incide

En todo, en todos los aspectos de la vida: social, económico, psicológico. Aquí hay una depresión continua de la gente por no poder moverse y estar en una situación de hundimiento económico atroz. Tras la última agresión israelí en 2014 (Operación Margen Protector), el Banco Mundial registró en informes la terrible situación. Aquí aumentan cada día los suicidios de jóvenes. Hay un 60% de jóvenes en el paro y más de un 40% en general, en edad productiva.

¿Cómo viviste la Operación Margen Protector en 2014?

Yo nunca me hubiera imaginado que una guerra podía ser tan destructiva y tan aleatoria en cuanto a objetivos militares. Porque dicen que Israel es el único país democrático de Oriente Medio y, en cambio, lo que vi es que estaban bombardeando a diestro y siniestro. Bombardeando casas incluso de personas que ya habían muerto. Muchas organizaciones han denunciado la atrocidad que se cometió, pero como Israel bloqueó a propósito, tras la operación, la entrada de equipos de Derechos Humanos y también impidió la entrada del Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas… ya te puedes imaginar que sucedió durante 50 días.

¿Cómo quedó el territorio?

Quedó destruido, sobre todo focos poblados y áreas al lado de la línea verde, zonas muy pobladas, totalmente arrasadas. Un panorama desolador. Recuerdo que en la zona este de la ciudad de Gaza, Siyahiya, estaba destrozada. Calculé que en cada calle que yo cruzaba después de la guerra había una casa bombardeada como mínimo. Lo que significa que las colindantes también. Nos quedamos sin teléfono y sin estructuras de agua, incluso la única central eléctrica la bombardearon reiteradamente. Un desastre humanitario.

¿Cómo crees que respondió la Comunidad Internacional?

La ONU, el Cuarteto de Oriente Medio actuaron, pero no actuaron con decisión frente a Israel. Hay mucho miedo, hay muchas presiones políticas y económicas por parte del lobby israelí sionista. Todavía la reconstrucción está en ello, pero no vemos muchos resultados y para qué hablar de la reconstrucción psicológica de las personas. Después de dos años, hace unos meses, hubo otro bombardeo cerca de la Franja y mataron a una familia… la machacaron. Dijeron que había sido un bombardeo aéreo en una zona militar y no había una zona militar, la más cercana estaba a 3 kilómetros. Para ellos son errores, les da igual, no tienen respeto por la vida humana.

También bombardearon una zona con artillería una zona cerca de Siyahiya y entonces tuvieron que evacuar las escuelas públicas rápidamente. Las niñas todavía tienen la herida abierta de la última agresión y todo el trabajo de psiquiatras y psicólogos de dos años se fue al traste.

Estas niñas nunca podrán crecer de una forma natural

Nunca. Nadie crecerá de una forma normal aquí.

¿Qué está pasando con los cortes de agua en Cisjordania?

Eso es un castigo colectivo. Esas aguas les pertenecen a los palestinos, pero como están bajo ocupación constante deciden cortarles el agua. Ocurre siempre lo mismo. Alrededor de estas casas de los palestinos hay cientos de asentamientos de colonos israelíes con piscinas.

¿Qué organizaciones denuncian esto?

El Centro Palestino para Derechos Humanos (PCHR), Almezhan Center, hay muchas que están actuando y están registrando las violaciones de DDHH y a nivel de desigualdad de trato de los mismos ciudadanos. Estos organismos diariamente o semanalmente lo informan y hacen informes con todos los datos contrastados. Muchos palestinos que trabajan aquí trabajan en Ginebra y hacen un buen trabajo, pero el Gobierno Israelí sabe muy bien cómo llamar la atención de los occidentales, por ejemplo ellos dicen os debería dar vergüenza llorar por un niño palestino en vez de por un niño israelí.

¿La violencia es equiparable?

No, esto es un conflicto totalmente asimétrico. La postura de Hamás es indefendible, pero tampoco se puede aplaudir como hacen el trabajo algunas administraciones palestinas. Lo que hace falta es dejar de pensar en sí mismo y pensar en el pueblo palestino. Israel se enfoca en el eje terrorista y por eso tienen carta verde de bombardear, pero no es así.

¿Qué te parecen los movimientos de la sociedad civil como por ejemplo el BDS que denuncian lo que está pasando?

El BDS en sus estatutos dicen que es un movimiento global, ciudadano y pacífico y que están allí porque Israel no cumple con las leyes Internacionales. El BDS es muy importante porque ha obligado al Gobierno israelí a crear un departamento anti BDS y eso es un logro para el movimiento, ya que se ve como una amenaza. No digo para los israelíes que están con los palestinos, porque hay muchos israelíes que están en el BDS y también muchos judíos en todo el mundo. El Gobierno israelí ha utilizado la canción “BDS antisemita” y esto es un insulto a la inteligencia humana.

Porque semitas son todos los pueblos de esa zona

Pero incluso si cambiaran el diccionario y dijeran que antisemitismo es atacar a los judíos, ni siquiera está haciendo eso el BDS. Porque el BDS habla de los Derechos Humanos y sobre lo que ocurre en los territorios ocupados. El BDS tiene una acción pacífica y es una opción individual.

¿Cómo se hace presión desde la sociedad civil?

La sociedad civil está haciendo mucho dentro del poder que tiene. De hecho, hoy leía un reportaje sobre la Ciberguerra, ya que el Gobierno de Israel tiene su departamento para hacer ciberguerra contra Palestina. En este reportaje he leído los esfuerzos tecnológicos que hace Israel en redes sociales para que el hashtag en apoyo a Israel sea mayor que el de Palestina y nunca lo han conseguido. Ellos compran a trolls y crean presión, pero en la esfera propalestina esto no ocurre. A nadie le pagan por apoyar a Palestina.

¿Qué línea está tomando ahora Israel?

Ahora tenemos el bombazo mediático de que se ha vuelto a reestablecer las relaciones entre Turquía e Israel, que está afectando a las familias que estuvieron en Mavi Marmara. Les preocupa que Turquía, un país que siempre les ha apoyado, ahora no les apoye. Los acuerdos no son bilaterales, son multidimensionales. Analizar un acuerdo como este a nivel amplio de la zona de  Oriente Medio es harto complicado. Todo afecta. Siria, Irak, Libia… afectan. Debido a la inestabilidad del Sinaí por el tráfico de armas que llegaban de Libia a través de Egipto se cerró el paso de Rafá, por ejemplo. A Turquía los intereses económicos le han llevado a hacer esto… aunque Turquía no hubiera conseguido levantar el bloqueo.

¿Seguirás viviendo allí?

El periodismo siempre va a tener en Gaza y en sus territorios ocupados su “momentum”, son puntos muy interesantes desde el punto de vista profesional y humano. Palestina es el corazón del conflicto en Oriente Medio, la causa de los palestinos y palestinas nos atrae a todas las periodistas. En Gaza siempre se podrá ejercer el periodismo, con cuidado.

Lo único que puede pasar es que no vuelvan a permitir entrar a periodistas como en la guerra de 2008-2009. Durante 2014, me avisaron medios españoles de que habían recibido una carta de la Embajada israelí diciendo que sacaran a sus corresponsales de allí. Algunos se fueron obligados y otros no. Había una presión por parte de Israel para difundir el miedo y que hubiera un vacío informativo.

17 julio, 2016
Autor/Autora
CLARA ASÍN FERRER Periodista cultural (palabrasdistraidas.wordpress.com / @Colombine_9)
Fuente: AraInfo

viernes, 15 de julio de 2016

Rabino del Ejército de Israel justificó violación de mujeres

Eyal Karim hizo declaraciones discriminatorias acerca de las mujeres y de los homosexuales antes de su nombramiento como rabino militar de Israel.

El nombramiento del nuevo rabino del Ejército de Israel se ha visto rodeado de polémica, al trascender unas declaraciones en las que justificó la violación de mujeres del enemigo, además de hacer comentarios xenófobos y discriminatorios hacia la mujer.

El Ejército pidió explicaciones al rabino con rango de coronel Eyal Karim, designado el lunes para suceder a Rafi Peretz, después de que en medios de Israel se hicieran eco de sus polémicas declaraciones, muy criticadas por grupos de la oposición.

"El rabino Eyal Karim ha sido convocado por el director de personal, el comandante Holidays Toflnski, para una conversación", informó el Ejército en un comunicado.

En la nota, un portavoz defendió que "el coronel Eyal Karim desea hacer hincapié en que el comentario que hizo fue puramente en respuesta a una pregunta interpretativa y de ninguna manera en respuesta a una pregunta práctica de religión".

E insistió en que Eyal Karim "nunca escribió, dijo, ni pensó que un soldado de Israel pueda, bajo ninguna circunstancia, dañar sexualmente a una mujer incluso en tiempo de guerra. La persona que interpretó lo que dijo no sólo estaba equivocada sino que también fue engañosa".

¿CUÁLES FUERON LAS POLÉMICAS DECLARACIONES?

En una columna en el medio religioso judío digital Kipa.co.il, Eyal Karim dijo que los soldados tienen permitido rechazar órdenes si estas "se contradecían con la ley judía" y que "los terroristas no deberían ser tratados como seres humanos, porque son animales".

También calificó a los homosexuales como "enfermos y deformes" y sugirió que "deberían ser ayudados para escapar de esa situación con mucha sensibilidad y paciencia".

Pero la más polémica afirmación data de 2002, cuando justificó la violación de mujeres no judías en tiempos de guerra.

En respuesta a una pregunta sobre si la ley judía permitía violar a una mujer en tiempos de guerra, Eyal Karim aseguró entonces que "pese a que confraternizar con una mujer gentil es muy grave, esto es permisible en tiempos de guerra", un hecho que la Torá había permitido para "satisfacer las inclinaciones malignas".

Ante la gravedad de aquellas afirmaciones, Eyal Karim fue convocado por el Departamento de Recursos Humanos del Ejército de Israel y posteriormente emitió una disculpa y clarificación del comentario, asegurando que el Pentateuco "nunca permite violar a una mujer".

Ya en 2011, dijo que era preferible que fueran hombres y no mujeres los que cantaran en actos militares y que, en el caso de que lo hicieran las féminas, los soldados religiosos deberían abandonar el evento.

Interpretaciones ortodoxas de la ley judía prohíben a los hombres escuchar la voz de una mujer cantando.

En otro caso, aseguró que la ley judía prohíbe a las mujeres testificar en un juicio y subrayó que ese hecho era ciertamente discriminatorio, pero que se trataba de "una discriminación a favor de las mujeres, porque la naturaleza sentimental de las mujeres no les permite soportar un interrogatorio judicial".

EL DESENLACE

Para el diputado Nahman Shai, miembro del Partido Laborista, una disculpa del rabino no sería suficiente y el nombramiento debe ser suspendido de inmediato, según la radio pública "Kol Israel".

Por su parte, la diputada y ex ministra de Justicia Tzipi Livni, miembro de la formación opositora "Hatnuá", censuró el nombramiento y afirmó al Canal 2 de la televisión de Israel que Eyal Karim no puede ser rabino militar bajo ningún concepto, a la luz de sus polémicas declaraciones.

Fuente: El Comercio