miércoles, 26 de octubre de 2016

Sí, por supuesto, la palabra ‘sionista’ es una acusación

• El sionismo es una ideología racista que niega a los refugiados palestinos y a sus descendientes su derecho humano y legal fundamental al retorno a sus hogares, solo por el hecho de que no son judíos.

•El sionismo es una ideología colonialista que hoy todavía sigue construyendo asentamientos exclusivamente judíos en tierras palestinas confiscadas violentamente en la Cisjordania ocupada.

by losotrosjudios
Por Asa Winstanley

Un informe de una comisión de investigación de la Cámara de los Comunes de Reino Unido publicado el fin de semana pasado contenía un ataque sin precedentes contra la libertad de expresión en dicho país. A pesar de esto, los medios de comunicación utilizaron simplemente el informe como pienso en su permanente y obsesiva campaña contra el líder del Partido Laborista Jeremy Corbyn. De esta forma, el aspecto más preocupante del informe fue ocultado.

El informe recomienda que, en algunas circunstancias, el uso de la palabra “sionista” en un contexto crítico podría ser tratada como un delito penal de acuerdo con la legislación sobre delitos de odio. El informe admite que tres cuartas partes de los incidentes antisemitas documentados proceden de fuentes de extrema derecha y, sin embargo, de forma sorprendente, ignora casi por completo el antisemitismo de extrema derecha. En cambio, el documento se centra en dos objetivos principales: Corbyn y la presidenta de la Unión Nacional de Estudiantes, Malia Bouattia. Esto demuestra bien a las claras el enfoque partidista y lamentable adoptado por la comisión, dominada por los conservadores.

En unas declaraciones realizadas el pasado domingo, Corbyn dijo que la comisión no supo examinar la lucha contra el antisemitismo en otros partidos políticos. “Politizar el antisemitismo —o utilizarlo como arma arrojadiza en las controversias entre y dentro de los partidos políticos— hace un flaco servicio a la lucha contra esta lacra”, insistió.

Lo que pocos parecen criticar es el intento todavía más preocupante de la comisión para ilegalizar, más o menos, la crítica del sionismo en Gran Bretaña. “A los efectos de las investigaciones penales o disciplinarias —dice el informe—, el uso de las palabras ‘sionista’ o ‘Sión’ en un contexto acusatorio o abusivo debería ser considerado como inflamatorio y potencialmente antisemita”.

En el transcurso de 2016, se ha producido una caza de brujas y un pánico moral sobre el “antisemitismo” que, supuestamente, está devorando al Partido Laborista. Aunque los laboristas y la izquierda, en general, no son evidentemente inmunes a la triste realidad del antisemitismo, todas las evidencias empíricas disponibles muestran que el nivel de racismo antisemita en el partido es, de hecho, de una magnitud inferior al existente en la sociedad en general.

Y, sin embargo, la falsa y totalmente inventada historia sobre el “antisemitismo en el Partido Laborista” ha aguantado, pues ha sido muy útil como herramienta para golpear a los líderes del ala izquierda del Partido Laborista. Una herramienta que ha sido utilizada tanto por la derecha del Partido Laborista y los grupos de presión proisraelíes, como por sus respectivos aliados en los medios de comunicación.

Por todo ello, se ha producido un cierto debate sobre el sionismo, lo que significa y las diferencias entre antisionismo y antisemitismo. Incluso algunas figuras influyentes de la izquierda pro-Corbyn han caído en la trampa de decir que deberíamos “dejar de hablar” del sionismo.

Yo creo, por el contrario, que con el fin de identificar correctamente el problema de la injusticia en Palestina, debemos señalar cuál es su causa. Y esta es la ideología fundacional del estado de Israel: el sionismo.

Los autores del informe de la comisión de investigación sostienen que deberíamos criticar al “gobierno israelí” en lugar del sionismo, pero eso no tiene en cuenta los problemas más profundos de la ocupación de Palestina. Sugiere que el problema solo se centra en el actual gobierno ultraderechista de Israel.

Pero lo cierto es que los gobiernos de la izquierda israelí han sido igualmente hostiles a los derechos palestinos, si no más. La Nakba, la ocupación de Cisjordania y la Franja de Gaza en 1967 y la génesis y las mayores expansiones de los asentamientos ilegales han sido todos hechos que han tenido lugar con gobiernos de la izquierda sionista (el Partido Laborista israelí o sus descendientes ideológicos).

Como dijo Ben White en abril, en este debate se ha perdido de vista la realidad histórica y contemporánea de lo que significa el sionismo para los palestinos, que son las principales víctimas de los crímenes de guerra y la opresión de Israel.

El sionismo es la ideología fundacional del estado de Israel. Como me dijo hace poco Jonathan Rosenhead, activista y profesor de la Escuela de Economía de Londres, el sionismo ha causado graves injusticias al pueblo palestino y, en ese sentido, el uso de la palabra “sionista” es, ciertamente, una acusación.

Sí, sionistas, os acusamos de apoyar una ideología opresora.

El sionismo es una ideología violenta y sus seguidores, los sionistas, planificaron y llevaron a cabo la limpieza étnica de 750.000 palestinos, que fue el hecho fundamental de la creación del estado de Israel entre 1947 y 1948, conmemorado por los palestinos de todo el mundo como la Nakba o “Catástrofe”.

El sionismo es una ideología racista que niega a los refugiados palestinos y a sus descendientes su derecho humano y legal fundamental al retorno a sus hogares, solo por el hecho de que no son judíos.

El sionismo es una ideología colonialista que hoy todavía sigue construyendo asentamientos exclusivamente judíos en tierras palestinas confiscadas violentamente en la Cisjordania ocupada.

El sionismo es una ideología segregacionista, de apartheid, que niega el voto y los derechos humanos fundamentales a 4,5 millones de palestinos de Cisjordania y la Franja de Gaza, y trata a los palestinos de Israel (que representan aproximadamente una quinta parte de la población) como ciudadanos de segunda o tercera clase que no son tratados como iguales ante la ley israelí, sus políticas y sus prácticas.

Los intentos draconianos de gentes como los miembros de la comisión de investigación de la Cámara de los Comunes de erradicar con leyes toda crítica de Israel como esta no van a funcionar nunca. No se puede suprimir la crítica de una ideología política injusta.

Es cierto que gentes de la extrema derecha utilizan la palabra “sionista” como sinónimo de “judío” y, por tanto, como una versión educada de su antisemitismo. Esto nos obliga a establecer la distinción con claridad: el judaísmo es una religión a partir de la cual se ha desarrollado una identidad étnica judía; el sionismo, sin embargo, es una ideología política colonialista. Ni todos los judíos son sionistas ni todos los sionistas son judíos.

El Informe Chakrabarti tiene muchas recomendaciones sensatas para el Partido Laborista sobre la cuestión del antisemitismo (por eso es lamentable que la comisión de investigación haya decidido atacar dicho informe y a su autor). Entre ellas figura la recomendación de que la palabra “sionista” debe emplearse de forma cuidadosa, con conocimiento de causa y dentro de un contexto. Eso parece sensato, pero censurar el uso de la palabra en cualquier circunstancia sería un error mortal. Sería una concesión excesiva a la derecha, así como al estado israelí y a sus aliados (que están presionando ferozmente en todo el mundo para deslegitimar toda crítica a Israel como “antisemita” y para que se aprueben leyes en este sentido).

Hay que subrayar, en este sentido, que los dos proponentes principales de la insidiosa ecuación “sionista = judío” son el estado de Israel y los neofascistas antisemitas.

Como dijo Yasser Arafat en su famoso discurso de 1974 ante la asamblea general de la ONU, “el sionismo es una ideología imperialista, colonialista y racista, es profundamente reaccionaria y discriminatoria, es una aliada del antisemitismo en sus principios retrógrados y es, al fin y al cabo, la otra cara de la misma moneda falsa”. En otras palabras, el sionismo necesita del antisemitismo. Luchando contra el sionismo avanzaremos en el largo camino para erradicar el antisemitismo.
--
Traducción: Javier Villate (@bouleusis)
--
Nota de Los Otros Judíos: Los palestinos también son semitas.

lunes, 17 de octubre de 2016

Por qué abandoné el culto. Por Abigail Abarbanel

«La relación que han desarrollado con sus víctimas, los palestinos, tiene todas las características de una relación entre los colonizadores y las personas a las que quieren eliminar. Los colonizadores no sólo eliminan a la gente de sus tierras. Eliminan sus lugares históricos, los monumentos, la evidencia de su historia literaria y física, todos los rastros de su existencia… Si no hay víctima, no hay delito. Si se limpia el territorio del carácter de los que vivían allí, ya está listo para asumir uno nuevo.»

Abigail Abarbanel hoy

Estimado Israel y judíos de Israel:

Tal vez este escrito no tenga sentido para ustedes y creo que no estoy esperando una respuesta. Escribo por un cierto sentido del deber. Después de todo provengo de ustedes así que tal vez algunos me escuchen, quizás podrían sentir curiosidad, arriesgarse y pensar en algo que actualmente es impensable para ustedes.

Abandoné hace mucho tiempo, veinticinco años, lo que parece mucho. No creo que ustedes hayan cambiado mucho desde entonces, a no ser para mal. Psicologías como las de ustedes tienen la mala costumbre de empeorar si no se tratan. Siempre los recuerdo tan duros, a la defensiva, listos para saltar al cuello y para explotar en cada oportunidad, fuerte e implacablemente. Tenían lapsos de calma y tal vez, incluso, de bondad, pero estaban reservados para los que vivían en los lugares más verdes y más agradables y tenían más dinero que nosotros.

Abigail Abarbanel, de niña en Israel

Crecí en Bat-Yam y fue horrible. Era una masa densa y ruidosa de hormigón sin fin; manzanas de bloques densamente poblados de pisos de paredes delgadas por las que el ojo podía ver, separadas solamente por carreteras de asfalto. No es lo que usualmente a uno le gustaría mostrar al resto del mundo y no es lo que el resto del mundo piensa cuando piensa en ustedes. Crecí en la calle Hashikma. Parecía como una broma cruel nombrar a ese horrible desierto de concreto, Hashikma… el sicomoro. No había árboles allí. Durante mi infancia no tenía idea de lo que era un árbol de sicomoro, ni qué aspecto tenía. Quien quiera que fueran esas personas, ¿pensaban que al nombrar la calle sicomoro, de alguna manera, podrían hacernos sentir mejor a aquellos de nosotros destinados a pasar nuestra infancia allí? ¿Se creían que podían engañarnos para que pensáramos que era más bonito, más idílico de lo que realmente era? Todo lo que hizo fue fastidiarnos y atormentarnos. El nombre de mi calle me hablaba de algo a lo que no tenía acceso y que pensaba que nunca podría tener.

Esta escisión esquizofrénica entre el nombre del lugar y la realidad es un símbolo de toda su existencia. Donde crecí no era muy diferente a muchos barrios de clase obrera en otras partes del mundo, pero siempre me dijeron que no éramos lo mismo que todos los demás. Éramos especiales, mejores, más éticos y morales, más civilizados. No me diga que no era lo que se decía. ¡Lo recuerdo muy bien! Realmente presté atención en la escuela.

Pero con mi mente de niña intuía que no teníamos nada de especiales. Sospecho que muchos de los niños que sufren abusos dentro de sus propias familias, a manos de su propio pueblo, desarrollan dudas acerca de su grupo. Si me hubieran protegido mejor tal vez todavía sería parte de ustedes. Pero no me protegieron ni a mí, ni a otros niños como yo, precisamente porque no son lo que dicen ser, un pueblo más ético e ilustrado. Ustedes son un grupo de seres humanos, con virtudes y defectos, y con un montón de cobardía como cualquier otro grupo. No son diferentes de cualquier sociedad humana que se esconde e incluso permite los crímenes contra sus propios hijos y no protege a los más vulnerables de entre ellos.

Pocos años después de que los dejase empecé, poco a poco, a darme cuenta de que yo era igual que cualquiera que abandona un culto. Fue un shock, pero mirando hacia atrás me pregunto por qué no lo había visto antes. Por otra parte rara vez gente que se encuentra dentro de un culto puede ver dónde está. Si pudieran, el culto no sería lo que es. Piensan que son miembros de un grupo especial que tiene un destino especial y están siempre bajo amenaza. La supervivencia del culto siempre es el principio más importante. A los miembros de la secta se les enseña desde el nacimiento que el mundo exterior es peligroso, que tienen que mantenerse juntos por su seguridad. Cada miembro de cada culto es un recluta.

En este punto usted probablemente va a decir que culto o no culto, esto estaba totalmente justificado. ¿He olvidado el holocausto? No, claro que no. La persecución de los judíos a lo largo de la historia fue muy real. Cualquiera que sea la identidad judía, los judíos eran un grupo odiado y despreciado en muchas culturas en Europa y los judíos siempre han tenido una convivencia difícil con los no judíos. Cualquier grupo marginado o perseguido tiene una relación difícil con la cultura dominante. Una vez que ha sido discriminado es difícil confiar.

Sin embargo, dos grandes cosas me molestan de ustedes. Uno, esta historia de persecución es tan inseparable de su identidad que no pueden ver más allá de ella. Ni siquiera los más talentosos como artistas, académicos, intelectuales y escritores, pueden ver más allá. Todos parecen atrapados en ella, a excepción de una muy pequeña y extraordinaria minoría de personas que pueden ver el sionismo como lo que es. Cualquier persona que ha sufrido un trauma tiende a sentirse separado y diferente. En la psicología humana, una vez que has sido objeto de abuso sientes que ya no eres igual que los demás. Pero cualquiera que sufrió abusos y está traumatizado tiene el deber de ser mejor y de no permitir que el miedo y la victimización se conviertan en su identidad. Aquellos de nosotros que sufrimos abusos y estamos traumatizados tenemos este deber, porque si no sanamos nos dañamos a nosotros mismos, dañamos a otros o ambas cosas. Ahí es donde estás y esto es lo que estás haciendo. No sólo has permitido que el trauma se convierta en tu propia identidad, sino que lo has glorificado y lo estás adorando como a un dios.

El segundo y más importante asunto que me molesta es el crimen que se ha cometido y se sigue cometiendo en nombre de “nuestra” supervivencia. Ustedes querían una solución a la persecución de su grupo y aquí radica el problema. Han optado por crear un gueto judío que lo imaginan un refugio seguro, en una tierra que estaba totalmente poblada. Ustedes entraron y la tomaron, hicieron limpieza étnica y continúan haciéndola en estos momentos. Sé que no sentirán que habrán completado su misión hasta que tengan toda la tierra sin su pueblo.

Ustedes son un producto del colonialismo, un Estado creado sobre la remoción y la eliminación de las personas que vivían antes en el territorio. La relación que han desarrollado con sus víctimas, los palestinos, tiene todas las características de una relación entre los colonizadores y las personas a las que quieren eliminar. Los colonizadores no sólo eliminan a la gente de sus tierras. Eliminan sus lugares históricos, los monumentos, la evidencia de su historia literaria y física, todos los rastros de su existencia… Si no hay víctima, no hay delito. Si se limpia el territorio del carácter de los que vivían allí, ya está listo para asumir uno nuevo.

Sé lo que se siente al ser ciego al hecho de que son colonizadores, personas que están cometiendo un crimen terrible. No pueden verse a sí mismos como el “malo de la película” aquí. Ustedes están tan inmersos en su mito de creación propia, que siempre fueron y siempre serán la víctima más trágica de la historia de la humanidad. Una vez fui uno de ustedes y sé que es prácticamente imposible ver a través de su razonamiento: “Nos limitamos a regresar a nuestro hogar ancestral. Sólo queremos vivir en paz con nuestra propia gente. ¿Qué hay de malo en eso? ¿Por qué los demás no nos dejan vivir en paz?”.

Hay un poderoso campo de fuerza, una especie de blindaje de plomo forrado en su interior que protege su creencia de la verdad, de la realidad. Ustedes no niegan que “han regresado” y se instalaron en la tierra, y no pueden ver lo que eso significa. Así que permítanme explicarlo una vez más. Cuando un grupo de personas entra en un territorio (no importa la razón), elimina a las poblaciones indígenas y toma sus tierras y recursos, eso se llama colonialismo. El colonialismo es inmoral y es un crimen contra la humanidad. Las víctimas no siempre se desplazan silenciosamente por la noche, por lo que deben seguir cometiéndose crímenes, tienen que seguir comprometidos hasta que las víctimas de la resistencia y la rebeldía sean trituradas y desaparezcan de la vista y la memoria. No hay nada original o especial acerca de lo que son y lo que están haciendo. Son como todos los colonizadores anteriores. Ni siquiera su capacidad de autoengaño y el engaño de los demás son particularmente especiales. Ya se ha hecho antes. No hay nada especial en ustedes, en absoluto.

Supongamos que ustedes “regresaron a casa”, como dicen sus mitos, que Palestina era realmente su hogar ancestral. Pero Palestina estaba totalmente habitado cuando ustedes empezaron a codiciarla. Con el fin de apoderarse de ella ustedes han seguido muy de cerca lo que la Biblia dicta a Josué, entrar y tomar todo. Ustedes mataron, expulsaron, violaron, robaron, quemaron, destruyeron y sustituyeron a la población por su propia gente. Siempre me enseñaron que el movimiento sionista fue, en gran parte, no religioso. (Cómo se puede ser judío sin la religión judía es en sí confuso). Para un movimiento supuestamente no religioso es extraordinario cómo el sionismo ha seguido de cerca –tanto el creador como sus seguidores- la Biblia. Por supuesto nunca se atrevieron a criticar las historias de la Biblia. Ni siquiera los seculares de entre ustedes hacen eso. Por lo demás ninguno de los buenos maestros de mi escuela secular sugirió jamás que pusiéramos en duda la moralidad de lo que hizo Josué. Si hubiéramos sido capaces de ponerlo en duda, el siguiente paso lógico habría sido cuestionar el sionismo, sus crímenes y la justicia de la existencia de nuestro propio Estado. No, no podíamos permitirnos ir tan lejos. Era demasiado peligroso. Eso habría puesto en riesgo la precaria estructura que nos mantiene en el lugar.

Tal como siempre han existido todos esos cultos, y los que sin duda seguirán creándose, ustedes viven en la ceguera autoimpuesta. Crean y recrean una imagen de la realidad que está llena de agujeros, pero ustedes están bien así. La posibilidad de llenar esos agujeros es enfrentarse cara a cara con sus terrores mortales, su miedo mórbido a la aniquilación. Y no se puede soportar. Sé lo que significa para ustedes la aniquilación. No sólo significa muerte, significa que el pueblo judío, el judaísmo en sí ya no existiría. La “asimilación” es también aniquilación. Nos enseñaron eso en la escuela. Nos enseñaron que la asimilación era despreciable, cobarde, traición a nuestro pueblo. Siempre que los judíos se casan con un no judío de sus propios países y cuando todas las trazas de ser judío, sea lo que sea, se diluyen, ustedes se molestan. Creen que es el fin. Debido a que no hay individuos, sólo el grupo, cuando el grupo funciona, los individuos también. Se percibe cualquier amenaza al grupo como una amenaza personal a cada uno de ustedes. Es por eso que gritan ¡antisemitismo! tan fácilmente y por reflejo, cada vez que perciben la más mínima amenaza a su Estado de culto.

Salí de la secta porque quería saber quién era yo. Me negaba a aceptar que el único propósito de mi vida era defender el culto y permitir que continúe. Es humano, es inherente al mamífero permitir que la identidad de un miembro sea subsumida por el grupo, pero no contribuye a una buena vida. Sobrevivimos como mamíferos, en parte, porque vivimos en grupos. Sin el grupo rodeándolos los individuos, probablemente se habrían extinguido en el duro mundo que habitaban nuestros antepasados. Su psicología es nada más que la de la cueva única, la psicología de manada no es únicamente de ustedes. Pero nosotros, como especie, tenemos la capacidad para mucho más. En el mundo en que vivimos ahora, nuestra supervivencia depende de trascender nuestros bajos instintos naturales. Podemos desarrollar y utilizar la parte moral y ética de nuestro cerebro, la parte que nos da la autoconciencia y preocupación por los demás, la parte que puede asumir la responsabilidad de nuestros propios pecados y crímenes y puede reparar el daño. Nuestra salvación no está solamente en nuestros pequeños grupos, pero sí juntos como una sola especie.

Vamos, dejen el culto y la mentalidad de gueto detrás, únanse a la raza humana, hagan lo correcto. ¿Quieren ser realmente especiales, cumplir un destino especial? ¡Por todos los medios! Abran el camino hacia la iluminación haciéndose cargo, arrepintiéndose y reparando el daño mediante la transformación de su identidad en algo saludable y positivo. Mostrar lo que se puede lograr cuando somos más que mamíferos asustados…

No espero que me escuchen o vean lo que no puede ver. Ustedes son expertos en adoctrinamiento y están demasiado y profundamente empapados en la imagen del miedo de la realidad. Ustedes son una gran decepción para mí. Por eso apoyo el BDS contra ustedes. Si ustedes no se paran por sí mismos, alguien tiene que hacerlo. 


Abigail Abarbanel nació y se crio en Israel. Se trasladó a Australia en 1991 y ahora vive en el norte de Escocia. Trabaja como psicoterapeuta y supervisora clínica en la práctica privada y es activista por los derechos palestinos. Es la editora de Beyond Tribal Loyalties: Personal Stories of Jewish Peace Activists [Más allá de las lealtades tribales: Historias personales de activistas judíos por la paz] (Cambridge Scholars Publishing, 2012).


Publicado el 17/10/2016 por losotrosjudios
Traducido del inglés para Rebelión por J. M.
Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar a la autora, a la traductora y Rebelión como fuente de la traducción.


sábado, 15 de octubre de 2016

Israel suspende colaboración con la Unesco tras resolución sobre Jerusalén

El texto [de la resolución de la Unesco] tuvo seis votos en contra, 26 abstenciones y dos ausencias, frente a 24 a favor, e incluía una enérgica condena a Israel por la gestión de los lugares sagrados de Jerusalén.

Un palestino lee el Corán en el complejo de la Mezquita de Al Aqsa

Publicado 14 octubre 2016

La resolución de la Unesco incluye una enérgica condena a Israel por la gestión de los lugares sagrados de Jerusalén, lo cual provocó la reacción del ministro de Educación israelí.

Israel anunció este viernes que suspende su cooperación con la Unesco, un día después de una votación denunciada por los israelíes como una negación del vínculo milenario entre los judíos y Jerusalén.

En una carta dirigida a la directora general de la Unesco, Irina Bokova, y publicada en Twitter, el ministro de Educación israelí, Naftali Bennett, acusa a esta organización de aportar un 'apoyo inmediato al terrorismo islamista' y anuncia la suspensión por la comisión israelí de la Unesco de 'todas sus actividades profesionales con la organización internacional'.      

Bennett considera que la resolución aprobada "supone un apoyo inmediato al terror islamista" y advierte de que "los que recompensan a los que apoyan la yihad (guerra santa musulmana) en Jerusalén, la misma semana en que dos israelíes fueron asesinados, pueden ser la próxima víctima".

Benet cree que "los terroristas de mañana pueden recibir inspiración y legitimación en el acto deplorable de la Unesco" y pide al mundo que se oponga "abiertamente y en voz alta" a la resolución aprobada por la agencia de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura a propuesta de Palestina.

"Ignorar la historia judía en Jerusalén es el primer paso hacia un mundo apaciguando a los que se oponen al pluralismo religioso y cultural", afirmó el ministro israelí, que pidió a la Unesco que "ponga fin a este fiasco y deje de negar la historia antes de que su reputación quede empañada y su profesionalidad sea olvidada".

La resolución, fue adoptada por el Consejo Ejecutivo de la Unesco, compuesto por 58 países, niega los vínculos del lugar (situado en el territorio palestino ocupado de Jerusalén Este) con el judaísmo y se limita a considerarlo centro de culto del Islam, que denomina al recinto como el complejo de la mezquita de Al Aqsa o Noble Santuario.

El texto tuvo seis votos en contra, 26 abstenciones y dos ausencias, frente a 24 a favor, e incluía una enérgica condena a Israel por la gestión de los lugares sagrados de Jerusalén.

Considerado el tercer sitio más sagrado del Islam tras La Meca y Medina, la mezquita fue erigida en el lugar en el que la tradición judía ubica los dos templos bíblicos, el de Salomón y el de Herodes.

viernes, 30 de septiembre de 2016

El otro Shimon Peres

Sorprende la imagen sesgada que los medios de comunicación de masas occidentales están ofreciendo sobre el expresidente israelí Shimon Peres, fallecido el 28 de septiembre, a quien muestran como un gran referente de paz.

El historial de Peres durante sus setenta años al servicio del colonialismo y el apartheid empieza en 1947-49 con su activa participación en la limpieza étnica de Nakba, en la que miles de palestinos fueron asesinados, decenas de miles fueron forzados a abandonar sus hogares, mientras sus tierras eran destruidas y ocupadas por las fuerzas sionistas. Años después, y bajo la justificación del “desarrollo natural del pueblo judío”, el político israelí siguió llevando a cabo el proyecto de la Gran Jerusalén, mientras anexionaba el 58% de los territorios de Cisjordania a Israel.

Desde el Ministerio de Defensa, entre los años 1953 y 1965, Peres, que reiteraba que Israel no sería el primer país de la región en poseer la bomba atómica, fue quien buscó este arma de destrucción masiva con el apoyo de Francia para conseguir una superioridad militar (en un mundo parecido a la jungla, donde reina la ley del más fuerte), que le ha servido para imponerse a todos y cada uno de las naciones de la zona.

Fue Peres quien en 1986 autorizó al Mosad el secuestro del técnico nuclear israelí Mordechai Vanunu, por revelar lo que era el secreto a voces. En Roma, la agente Cindy sedujo al científico y una vez en un hotel le durmió con una inyección para luego enviarlo a Israel (¿Colaboró la policía italiana en esta operación?). Fue condenado a 18 años de cárcel.

Las cerca de 200 bombas nucleares israelíes que hoy apuntan a Irán, le han servido a Israel para rechazar todas las propuestas de paz con los árabes, ir ocupando las tierras de los vecinos, y mantener a raya a las potencias regionales.

Respaldado por el arsenal de armas más mortíferas de la región y el apoyo del Occidente, Shimon Peres organizó el 18 de abril del 1996 la operación Uvas de la Ira al Líbano bombardeando Beirut bajo el pretexto de castigar a Hizbolá, aunque en realidad pretendía sacar el pecho en las elecciones generales del 29 Mayo. Perdió a favor de Netanyahu, aunque dejó 154 civiles muertos, cientos de heridos, y miles de desplazados. En el nombre de Yahvé, se mandaba a exterminar a los Untermensch. Sólo se le ocurrió decir que tenía “la conciencia tranquila”. Hoy, el ministro de Salud libanés, Wael Abou Faour le desea lo peor a su llegada a la otra vida al llamarle carnicero.

Tampoco tuvo remordimiento de conciencia cuando lanzó las operaciones de Plomo Fundido (2009) y Pilar de Defensa (2012) contra la Franja de Gaza que dejaron miles de muertos y heridos. No debe sorprender que la élite militarista israelí haya establecido alianzas con grupos como Al Qaeda para preservar sus intereses. La destrucción de los tres destacados estados árabes, -Iraq, Libia y Siria-, y convertirlos en estados fallidos, están al servicio de la creación del Gran Israel. De hecho, el principal motivo de la guerra contra Siria es desmantelar el Eje de Resistencia contra Israel.

Detrás del Premio Nobel

Dos años antes de que en 1993 Simon Peres y Yaser Arafat compartieran el premio Nobel de la Paz, Iraq era aplastado en la Guerra del Golfo Pérsico bajo toneladas de bombas de una coalición militar liderada por EEUU. Años atrás, Arafat había depositado su ilusión en la República Islámica de Irán al distanciarse de ayatolá Jomeini –quien prefería a Hezbolá y Amal antes que a una OLP laica-. Asimismo, tenía la esperanza de que Husein se convirtiera en el contrapeso de Israel en la región, por lo que defendió a Iraq en la contienda. Al perder Saddam la guerra, Israel no perdonó este error de cálculo.

Lo mismo que las petromonarquías del Golfo Pérsico, enemigos de Iraq: le cortaron las ayudas económicas, dejando a la OLP aislada y pobre (mientras inyectaban millones de dólares a los islamistas palestinos), y expulsaron a miles de trabajadores palestinos de sus países. Israel ahogó la primera Intifada en su propia sangre e ignoró la resolución aprobada por el Consejo de Seguridad de la ONU el 21 de diciembre, que proponía la celebración de una conferencia de paz.

Arafat se vio más obligado que nunca a entregar mayores concesiones y aceptar los Acuerdos de Oslo, tragando incluso el proyecto israelí de cantonalizar Cisjordania. “Israel no habría llegado a los acuerdos de Oslo sin su potencial atómico”, dijo Peres, quien a punta de ‘pistola atómica’ sometió a los palestinos, sin dejar de banalizar el Holocausto que supuestamente iba a cometer Irán contra los judíos, con sus inexistentes armas nucleares: exigía a Barack Obama intensificar el embargo sobre Irán, que impedía hasta el envío de medicamentos para los enfermos de cáncer.

Pero, ¿cómo es posible que los palestinos, teniendo poderosos hermanos árabes como los saudíes y 1200 millones de correligionarios musulmanes, no hayan podido conseguir sus objetivos de instaurar su propio Estado? ¿Se ríen de la pseudo doctrina de Choque de civilizaciones de Samuel Huntington? Los palestinos tendrían que leer a Lenin: cómo levantó el Estado socialista soviético en medio de la Primera Guerra Mundial y en un país ocupado por Alemania. Palestina se quedó sin líder cuando Israel mató a Arafat, como confiesa Peres en una entrevista a The New York Times, afirmando que él no lo hubiera hecho. “Peres stated he had protected Arafat from several plots against his life”, dijo.

La normalización de las relaciones entre Israel y Arabia Saudí o Qatar no está dirigida a poner fin al sufrimiento palestino ni suavizar la agonía de dos millones de gazatíes por el bloqueo israelí. ¡Se han unido contra Irán! Lo escenificaron el israelí Dore Gold y el saudí Anwar Eshki en junio del 2015 en Washington. ¡Cómo se tiraría de los pelos Huntington!

También fue bajo su Presidencia en 2010 cuando nueve personas solidarias con Gaza que viajaban en el barco turco Mavi Marmara fueron asesinadas en un asalto de los militares israelíes. La solidaridad internacional no conoce miedo: mientras el barco de ‘mujeres rumbo a Gaza’ se acerca a Palestina, Peres abandona Israel para siempre.

Nazanín Armanian

Dejé la mitad de mi vida en mis tierras persas, y cuando aterricé en esta península de acogida, entrañable plataforma de reclamo de pan y paz para todos, me puse a ejercer el desconcertante oficio de exiliado: conocer, aprender, admirar, transmitir, revelar y denunciar, estos últimos aprovechando las clases de la Universidad, los medios de comunicación y una docena de libros como 'Robaiyat de Omar Jayyam' (DVD ediciones, 2004), 'Kurdistán, el país inexistente' (Flor del viento, 2005), 'Irak, Afganistán e Irán, 40 respuestas al conflicto de Oriente Próximo' (Lengua de Trapo, 2007) y 'El Islam sin velo' (Bronce, 2009).

Fuente: Público

Hillary Clinton, más sionista que Theodor Herzl

La candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, aseguró al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, que está en contra de "cualquier intento de partes externas de imponer una solución" al conflicto entre palestinos e israelíes.

En un encuentro que mantuvo anoche con Netanyahu en Nueva York, Clinton recalcó que no es partidaria de que el Consejo de Seguridad de la ONU intente obligar a israelíes y palestinos a cumplir ciertos requisitos y negociar de nuevo, tal y como pretenden los líderes palestinos.

En un comunicado emitido por su equipo de campaña tras la reunión, Clinton reafirmó su compromiso con la solución de dos Estados para el conflicto entre israelíes y palestinos y señaló que se tiene que resolver mediante negociaciones directas entre ambas partes. Este es la postura que mantiene Netanyahu.

Clinton, que se reunió con el primer ministro israelí en un hotel durante una hora, dijo que "un Israel fuerte y seguro" es vital para EEUU y reafirmó su "compromiso inquebrantable" con la relación que mantienen Israel y EEUU.

La candidata demócrata expresó su apoyo al acuerdo militar firmado este mes entre su país e Israel por el que Washington dará a los israelíes 38.000 millones de dólares en ayuda militar entre 2018 y 2028.

Clinton se comprometió también a esforzarse para contrarrestar la campaña de boicot contra Israel.

Por su parte, Netanyahu, que unas horas antes se reunió con el candidato republicano, Donald Trump, expuso sus posiciones respecto a cuestiones de seguridad de Oriente Medio.

En la reunión, a la que asistieron el embajador israelí en Washington, Ron Dermer, destacó los "esfuerzos de Israel para conseguir la paz y la estabilidad en nuestra región", según un comunicado difundido por su oficina.

El jefe del Gobierno israelí agradeció a Clinton "su amistad y apoyo a Israel".

En el encuentro entre Netanyahu y Trump, el candidato republicano a la Casa Blanca aseguró al líder israelí que si gana las elecciones y se convierte en presidente de EEUU, "aceptará el antiguo mandato del Congreso de reconocer Jerusalén como capital indivisible del Estado de Israel", según un comunicado emitido por el equipo de campaña de Trump.

La parte oriental de Jerusalén está ocupada por Israel desde 1967 y la comunidad internacional -incluido EEUU- no la reconoce como capital de Israel.

Fuente: Sputnik Mundo

jueves, 29 de septiembre de 2016

Los emails explosivos de Hillary Clinton

Los anglosajones son expertos en “lavado” de la memoria colectiva. Les basta con presentar excusas a quienes no tienen cómo castigarlos por los errores cometidos y, a partir de ahí, ¡borrón y cuenta nueva! Por supuesto, las excusas nunca van dirigidas a los organismos a los que mintieron.

Manlio Dinucci, Red Voltaire

De vez en cuando, Occidente saca del armario algunos esqueletos, en lo que constituye un ejercicio de «limpieza moral de verano» con objetivos político-mediáticos.

En Gran Bretaña, una comisión de la Cámara de los Comunes criticó a David Cameron por la intervención militar de 2011 en Libia, emprendida bajo su mandato como primer ministro. Pero la comisión no criticó a Cameron por la agresión militar que destruyó un Estado soberano sino por haber emprendido esa guerra sin «inteligencia» adecuada y sin plan para la «reconstrucción» [1].

Lo mismo hizo Barack Obama en abril de este año 2016, cuando declaró haber cometido en el caso de Libia el «peor error», pero no por haber destruido ese país utilizando las fuerzas de la OTAN bajo las órdenes de Estados Unidos sino por no haber planificado «The Day after», o sea lo que vendría después. Al mismo tiempo, Obama reiteró su apoyo a Hillary Clinton, hoy candidata a la presidencia. O sea, la misma Hillary Clinton que, como secretaria de Estado, lo convenció para que autorizara una operación secreta contra Libia –incluyendo el envío de fuerzas especiales y la entrega de armamento a grupos terroristas– para preparar el asalto aeronaval de Estados Unidos y la OTAN contra ese país.

Los correos electrónicos de Hillary Clinton, posteriormente revelados, demuestran cuál fue el verdadero objetivo de la guerra contra Libia: impedir el proyecto de creación de organismos financieros autónomos de la Unión Africana y de una moneda africana alternativa al dólar y al franco CFA, que Gadafi pensaba concretar gracias a los multimillonarios fondos soberanos de Libia.

Después de haber destruido el Estado libio, Estados Unidos y la OTAN, junto a las monarquías del Golfo, emprendieron la operación secreta que debía acabar con el Estado sirio, infiltrando en Siria fuerzas especiales y grupos terroristas que acabaron pariendo el Emirato Islámico (Daesh, también designado como Estado Islámico o con siglas como EI, EIIL, ISIL o ISIS).

Uno de los numerosos correos electrónicos de Hillary Clinton que el Departamento de Estado tuvo que desclasificar a raíz del escándalo provocado por las revelaciones de Wikileaks menciona uno de los objetivos fundamentales de la operación, aún en marcha, contra Siria. En el correo electrónico desclasificado como «case number F-2014-20439, Doc No. C05794498» [2], la secretaria de Estado Hillary Clinton escribe, el 31 de diciembre de 2012:

«Es la relación estratégica entre Irán y el régimen de Bachar al-Assad lo que permite a Irán socavar la seguridad de Israel, no a través de un ataque directo sino a través de sus aliados en Líbano, como el Hezbollah.»

La señora Clinton subraya entonces que «la mejor manera de ayudar a Israel es ayudar a la rebelión en Siria que ya dura desde hace más de un año», o sea desde 2011, y sostiene que para poner de rodillas a Bachar al-Assad hay que recurrir «al uso de la fuerza» para «poner en peligro su vida y la de su familia».

En ese correo electrónico, Hillary Clinton concluye:

«El derrocamiento de Assad sería no sólo una inmensa ganancia para la seguridad de Israel, sino que también haría disminuir el temor israelí comprensible de perder el monopolio nuclear.»

O sea, en ese correo electrónico la secretaria de Estado reconoce lo que nadie dice oficialmente: el hecho que Israel es el único país del Medio Oriente que posee armas nucleares [Desde aquella época, Arabia Saudita compró la bomba atómica [3].]

El apoyo de la administración Obama a Israel, más allá de alguna que otra disensión más bien formales, acaba de ser ampliamente confirmado por el acuerdo, firmado en Washington el 14 de septiembre de 2016, donde Estados Unidos se compromete a equipar a Israel con el armamento más moderno de sus arsenales por un valor total de 38 000 millones de dólares en 10 años, con un financiamiento anual de 3 300 millones más medio millón para la «defensa antimisiles».

En todo caso, luego de la intervención rusa que dio al traste con el plan tendiente a destruir Siria desde adentro imponiéndole una guerra, Estados Unidos se las arregló para obtener una «tregua» (que inmediatamente viola) mientras emprende en Libia una nueva ofensiva disfrazada de operación humanitaria, con la participación de los “mili-humanitarios” de Italia.

Mientras tanto, Israel, en la sombra, sigue fortaleciendo su ventaja nuclear, que tanto estima Hillary Clinton.
____________

Notas:
[1] Libya: Examination of intervention and collapse and the UK’s future policy options, House of Commons, Foreign Committee, 6 de septiembre de 2016.
[2] «New Iran and Syria», Hillary Clinton, 31 de diciembre de 2012, (Wikileaks).
[3] «Alerta roja nuclear», por Manlio Dinucci, Il Manifesto (Italia), Red Voltaire, 25 de febrero de 2016. «Arabia Saudita tiene la bomba atómica», por Giulietto Chiesa, Il Fatto Quotidiano (Italia), Red Voltaire, 2 de marzo de 2016.

lunes, 26 de septiembre de 2016

Siete días navegando con Mujeres Rumbo a Gaza, por Yudit Ilany

Durante ocho años activistas internacionales han tratado de romper simbólicamente una década de bloqueo israelí contra la Franja de Gaza. En 2008, la marina israelí dejó atravesar a dos flotillas. Dos años más tarde, los comandos israelíes mataron a diez activistas en el Mavi Marmara.

Diario de a bordo

Durante ocho años activistas internacionales han tratado de romper simbólicamente una década de bloqueo israelí contra la Franja de Gaza. En 2008, la marina israelí dejó atravesar a dos flotillas. Dos años más tarde, los comandos israelíes mataron a diez activistas en el Mavi Marmara.

Cada año desde entonces los y las activistas han intentado atravesar con nuevas flotillas, todas las cuales han sido detenidas por Israel. Este año la coalición de la Flotilla de la Libertad lanza Mujeres Rumbo a Gaza con una flotilla de dos barcos llamados Amal-Esperanza y Zaytuna-Oliva. La reportera de Israel Social TV, Yudit Ilany, está navegando en el velero Zaytuna-Oliva. Este es su cuaderno de viaje de la primera semana.

Hemos resumido el diario de Yudit. La serie multimedia completa se encuentra en la página Facebook de Social TV’s Facebook page.

Día 1 —Barcelona

El velero Amal-Esperanza, atracado en Barcelona. (Yudit Ilany)

Hace calor y humedad. El sol abrasa, pero Barcelona es increíble y se olvida fácilmente. No porque sea una ciudad preciosa –que lo es– sino ante todo por el inspirador grupo de activistas en esta ciudad. Personas que te inspiran esperanza no solo con sus palabras, sino con sus acciones y dedicación. Y su amabilidad.

El festival en torno al lanzamiento de la flotilla, con sus artistas, músicos e intérpretes, es una feliz y ruidosa mezcla de arte, ideología y saber vivir. El público es una fantástica simbiosis de gente y creencias de todo tipo, y algún que otro turista, muchos de los cuales visitan la ciudad durante la fiesta de Eid al-Adha.

Y luego están los demás: en Barcelona y tras haber recorrido una difícil ruta desde el campamento de refugiados de Yarmouk en Siria, vive el joven Muhammad, cuyos abuelos nacieron en Jaffa y vivían en el barrio de Manshiye. Y su compañera de Alepo, cuyas raíces se remontan a Nazaret. O el Dr. Muhammad, un médico especialista que trabaja en un hospital local y cuyos padres también son originarios de Manshiye (Jaffa).

En Barcelona hay una comunidad palestina relativa­mente importante que, en cooperación con otros muchos grupos de activistas, abre sus brazos a los refugiados; un grupo se especializa en encontrar lugares que puedan ocupar los refugiados. Saben dónde buscar, cómo proceder y su trabajo está dando buenos resultados. Problema resuelto. Lo hace el voluntariado, que también ha organizado el festival con un increíble cuidado, dedicación y profesionalidad.

Yo vivo en Jaffa y amo mi ciudad. Podéis sacarme de Jaffa por un tiempo, pero no podréis privarme de Jaffa. Charlar con los refugiados sirios que nunca la han visitado, pero que aman la ciudad de una manera que tal vez yo no consiga nunca, me entristece mucho y luego me enoja. Me hablan de Manshiye, donde vivían sus abuelos y jugaban en calles que ya no existen. El olor a azahar reemplazado por el hedor del diesel de los autobuses.

Hay tanta injusticia.

El velero Amal-Esperanza llegó ayer a Barcelona. Hoy llegará la pequeña embarcación en la que navegaremos mis amigas y yo, el velero Zaytuna-Oliva. Las aceitunas están ligadas a la tierra y profundamente arraigadas

Día 2 — La no violencia y la política catalana

La prensa israelí informó ayer que el gobierno de Israel ha pedido al español que nos impida abandonar hoy el puerto de Barcelona. Los políticos catalanes ven las cosas de manera diferente.

Una delegación de Mujeres Rumbo a Gaza se reunió ayer con una comisión en el Parlament de Catalunya. En mi intervención ante la comisión describí la extrema situación que atraviesa Gaza, una larga lista de meros hechos, que no llegan para describir la catástrofe vivida por 1,8 millones de personas en una situación imposible.

Israel es responsable de esa situación desastrosa, que está empeorando día a día.

La comisión parlamentaria (o grupo de trabajo, como lo llamaban), donde están representados todos los grupos, escuchó nuestra aportación y decidió presentar una propuesta al Parlament para exigir que Israel detenga el bloqueo de Gaza.

Barcelona apoya a la flotilla con calidez. La fiesta de despedida, organizada por personas voluntarias de muchos grupos diferentes, es increíble. La prensa israelí, por lo que he visto, habla de “propaganda anti-israelí”.  Con esta lógica, toda actividad por los derechos humanos y la no-violencia es “anti-israelí”, supongo.

Miles de asistentes en la despedida de Mujeres Rumbo a Gaza en Barcelona. (Yudit Ilany)

Hay espectáculos de circo, conciertos, así como talleres, conferencias y debates. El ambiente es cálido y acogedor. La gente viene y va. Y es maravilloso e inspirador: el taller de ayer sobre no violencia que dieron personas que se negaron a servir en el ejército de Franco fue increíble. Desde los primeros objetores hasta el establecimiento de la prestación social sustitutoria en 1978 (cuando hubo más jóvenes que se negaron a hacer el servicio militar obligatorio que soldados) y la abolición del servicio militar obligatorio en 2001. Hemos discutido las formas de no violencia y la práctica democrática y sus tácticas.

Estos últimos días en Barcelona han sido muy calurosos y húmedos. Por la noche bajó la temperatura y llovió. Hoy nos pondremos a navegar y espero que el mar esté en calma.

Día 3 — La horrible sombra del militarismo

Batucada en la fiesta de despedida de Mujeres Rumbo a Gaza, Barcelona. (Yudit Ilany)

Así que Israel ha ultimado un acuerdo armamentístico de diez años con los Estados Unidos. Se hacen millonarios y lo presentan como un gran éxito. El precio no lo pagarán “ellos”, sino nosotros, todos nosotros, como resultado del sangriento conflicto que ya está fuera de control. ¿Pero a quién le importa? Se forran de dinero y ese es el punto, el único punto.

El terrible acuerdo armamentista eclipsa la maravillosa despedida de Mujeres Rumbo a Gaza desde el puerto de Barcelona. La gente de Barcelona con sus numerosas ONG y activistas, así como la alcaldesa de la ciudad, la feminista Ada Colau de Barcelona en Comú (Podemos, en el original), políticos nacionales, cantantes y bandas de música.

Emprender la singladura al sonido de “Sólo le pido a Dios“, con decenas de miles de personas a lo largo del extenso muelle aplaudiéndonos al pasar, fue alentador y nos fortalece, dándonos esperanza y razones para el optimismo.

Miles de asistentes despiden a Mujeres Rumbo a Gaza en Barcelona. (Yudit Ilany)

En la flotilla hay mujeres de 17 países, de edades comprendidas entre los 26 y 76 años. El ambiente a bordo es bueno, aunque las condiciones son incómodas. Pasé mi primera noche de guardia con Fauzia, nuestra médica, que es de Malasia. Era una noche fría, pero el tiempo pasó rápidamente, y la mayor perturbación fueron dos gatos que paseaban su pereza por los lugares donde estábamos amarrados.

Estoy en el velero más pequeño, el Zaytuna-Oliva, cuyo nombre proviene de la embarcación de vigilancia de activistas internacionales, lanzado en 2011 para observar y vigilar los ataques de la armada israelí sobre los pescadores palestinos y sus barcos, a los que a menudo disparaban, detenían y embargaban o dañaban seriamente los barcos.

Creo en la acción no violenta y estoy orgullosa de estar en el Zaytuna, alzando nuestra voz contra el bloqueo y por la paz, porque no hay otra manera.

Días 5 y 6 — En alta mar

Yudit Ilany (a la derecha) en el velero.

Las autoridades españolas plantearon muchos problemas burocráticos (aparentemente, las autoridades israelíes pidieron al gobierno español que nos parase) así que tuvimos que salir a hurtadillas del puerto de Barcelona; y una patrullera de la Guardia Civil Costera nos siguió hasta que llegamos a Premiá de Mar.

De no haberlo hecho así, habríamos quedado atrapados en Barcelona todo el fin de semana, tal vez por bastante más tiempo. Y, por supuesto, el lunes por la mañana, habrían inventado otra excusa para no permitirnos zarpar. Era evidente que solo eran pretextos para intentar detener la salida de la flotilla. Nuestra nave hermana, Amal-Esperanza había zarpado la víspera, pero se vio obligada a regresar después por problemas graves en el motor.

Estuvimos atracadas un par de horas en Premià de Mar, donde observamos la puesta de sol y a la espectacular luna llena alzarse. Después de unas horas, recibimos el último impreso oficial (gracias a las activistas españolas por el fantástico apoyo logístico) que nos permitió salir oficialmente de aguas españolas y pasar la noche navegando en un mar en calma. Cuando me levanté para el turno de guardia a las 4 de la madrugada, estábamos de lleno en aguas internacionales rumbo a Francia. Justo al salir el sol, pasó un enorme barco de pasajeros blanco brillante. Un café excelente (gracias Emma) me ayudó a permanecer despierta.

Las nubes grises y un fuerte viento se convirtieron en un vendaval lleno de olas altas de cresta blanca que se estrellaban contra el Zaytuna, que las resistía bien. Nuestra experimentada capitana (la tasmaniana Madeleine, que ha capitaneado muchas misiones de rescate de refugiados en el Mediterráneo con Médicos Sin Fronteras) nos hizo atravesar el vendaval con seguridad. Esto supuso sin embargo que nos mareásemos casi todas. Tener que cuidarnos unas a otras creó fuertes lazos entre nosotras.

Las fuertes lluvias, vendavales y olas altas son divertidas vistas cuando estás seca desde la orilla. La cosa cambia a bordo de un velero de 15 metros. Pero “en Gaza las cosas están peor” así que, ¿de qué nos quejamos? La atención experta de nuestra médica, la Dra. Fauzia –que tampoco se sentía demasiado bien– nos ayudó a pasar ese difícil día. A pesar de los ataques ocasionales de náuseas me gustó el espectáculo de las olas rompiendo sobre la ventana del techo de la cabina y observar la gran vela blanca principal.

Hoy sábado las olas son todavía bastante altas pero menos “locas”.  Navegamos con rapidez y, mientras estoy escribiendo esto, parece que alcanzaremos Ajaccio a primeras horas de la mañana del lunes. Ya podemos ver una débil primera silueta de la costa de Córcega.

En estos pocos días que hemos compartido nos hemos convertido en una comunidad más cercana, ayudándonos unas a otras, compartiendo cosas, hablando de política, feminismo, y también asuntos personales hasta bien entrada la noche. Sí, estamos en una misión política, una manifestación como ninguna otra.

Deseamos recordarle al mundo que la situación en Gaza es imposible, no “cercana al desastre”, sino más allá del horror. Es más, deseamos recordar a la gente que Israel tiene la responsabilidad de levantar el bloqueo. En Gaza mantienen prisioneras a unas 1,8 millones de personas, no hay libertad de movimiento ni para entrar ni salir de esa pequeña franja de tierra. El paso fronterizo de Rafah con Egipto está abierto solo unos pocos días al mes y los miles que esperan cruzarlo por lo general son rechazados. Los pasos hacia Israel están cerrados para casi todo el mundo.

Después de 11 años de bloqueo y tres guerras, la más joven generación de Gaza no conoce otra cosa. Esta situación no puede continuar, no debe continuar.

Día 7 — Ajaccio, Córcega

La vista es impresionante. Las altas montañas rodean una bahía azul. Una antigua ciudad portuaria con casas de color pastel a lo largo del muelle, las proverbiales palmeras y muchos pequeños barcos en su puerto deportivo, entre ellos nuestro Zaytuna. Dos gigantescos cruceros están amarrados no lejos de nosotras.

Un pequeño grupo de activistas locales nos estaban esperando a las 2 de la madrugada (gracias por la cálida acogida). Después de una buena noche de descanso nos entrevistaron los medios de comunicación locales y nacionales. Después de unos días a bordo, la tierra firma parece temblar y moverse, una sensación extraña.

Es el momento para dar un paseo por la ciudad en busca de una conexión Wi-Fi decente para subir mis archivos de vídeo. Hasta ahora no he tenido mucha suerte. Anoche una tormenta causó estragos en los sistemas de comunicación de la isla. Una gran gaviota está cagando en la cabeza de la estatua de Napoleón en la plaza del mercado central, deliciosa comida y recuerdos llamativos, la combinación habitual que uno encuentra en muchas ciudades turísticas.

Por teléfono me entero de las detenciones de varios activistas de Balad, otro escenario de la lucha de Israel contra activistas políticos y su deslegitimación de cualquier persona con puntos de vista diferentes a la opinión dominante sionista colonialista. También me entero de que la ministra de Justicia, Ayelet Shaked sigue vilipendiando a los activistas del BDS.

Comparar una táctica no violenta como el boicot con el terror no sólo desafía cualquier lógica sino que puede poner en peligro a los propios activistas del BDS. Es solo cuestión de tiempo. Y tal vez sea eso precisamente lo que quiere lograr: otro intento de asustarnos para que guardemos silencio.

En el día de hoy algunas mujeres dejarán la flotilla y otras subirán a bordo, venimos de tantos países. Mucha gente de Gaza está siguiendo la flotilla y continúa enviándonos mensajes de bienvenida. ¡Gracias chicas! Espero que nos dejen pasar.

Hay mucho que hacer en el Zaytuna; es increíble la cantidad de pequeñas cosas que pueden fallar con el mal tiempo: filtraciones de agua a través de pequeños agujeros del techo acristalado de la cabina después de otra ola se estrelle sobre la misma. El cable roto de nuestro generador eólico de electricidad, necesidad de cambiar los cables y cuerdas para manipular la vela mayor, tenemos que conseguir lejía o algo parecido para los baños. Prometí limpiar los cuatro baños (cada cabina tiene el suyo) porque el olor ha llegado a… No hay necesidad de compartir esto con más detalle. Solo espero encontrar guantes y lejía.

Estoy viendo nubes grises acercándose desde la sierra. Cuando se dirigen hacia el mar, tienes en cuenta este tipo de cosas.

Es hora de volver al Zaytuna.

--

Publicación original: +972 magazine

Trouble clicking? Copy and paste this URL into your browser:

sábado, 24 de septiembre de 2016

Gideon Levy, la columna menos popular de Israel

Gideon Levy

"Como israelí debo enseñar a los míos el sufrimiento palestino provocado por la ocupación, checkpoints, operaciones y colonias", señala Levy.

El Mundo, 22/09/2016 21:35

"Estoy emocionado y agradecido por el premio. Es un honor. Estoy contento de que mis palabras lleguen a España y al lector de habla hispana", nos dice Gideon Levy al ser informado de la decisión del jurado de EL MUNDO.

Su columna, publicada dos veces por semana en la página 2 del diario israelí de izquierdas Haaretz, denuncia de forma contundente las políticas de Israel respecto a los palestinos y destila enfado "por la ocupación y la indiferencia que provoca en el país". Sus seguidores elogian su valentía y sus críticos le acusan de "culpar siempre a Israel y ensuciar su imagen". Lo que nadie duda es de su absoluta entrega a la causa.

Levy está acostumbrado a que le llamen traidor. Su impopularidad en casa se refleja por ejemplo cuando en un programa de televisión israelí regala un elogio esporádico a un líder conservador y éste le interrumpe con una sonrisa de preocupación: "Por favor Gideon no sigas, que me vas a hundir".

Nacido hace 63 años en Tel Aviv, se graduó en Ciencias Políticas e hizo el servicio militar obligatorio en la emisora del ejército. Tras ser portavoz del líder laborista Simón Peres (1978-1982), se incorporó a Haaretz. Desde 1988, firma una sección semanal de reportajes y entrevistas en los territorios palestinos siendo miembro del consejo editorial.

"Como israelí debo enseñar a los míos el sufrimiento palestino provocado por la ocupación, checkpoints, operaciones y colonias", señala Levy reconociendo que no logra que sus gobiernos cambien de rumbo. Pese a que su periódico no es muy leído en Israel, sus artículos nunca pasan desapercibidos. El poco peso de Haaretz en la calle israelí es proporcional al enorme seguimiento de su versión en inglés entre diplomáticos y medios extranjeros.

No escatima las críticas más ácidas a dirigentes, colonos y a algo sagrado en Israel como son los soldados. "Soy muy duro y he radicalizado mi mensaje porque la realidad se ha radicalizado. Escribo cosas muy difíciles de digerir porque amo a mi país", concluye consciente que es más popular fuera que dentro de Israel.

jueves, 8 de septiembre de 2016

Portugal se retira de un proyecto con la policía israelí tras la presión del BDS

El gobierno portugués se ha retirado de un proyecto financiado por la Unión Europea en conjunto con el Ministerio israelí de Seguridad Pública, la Policía Nacional de Israel y la Universidad de Bar Ilan de Israel.

02/09/2016

El gobierno portugués se ha retirado de un proyecto financiado por la Unión Europea en conjunto con el Ministerio israelí de Seguridad Pública, la Policía Nacional de Israel y la Universidad de Bar Ilan de Israel.

El anuncio por parte del Ministerio de Justicia se produce después de una campaña de los activistas de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), políticos de la oposición, y otros grupos de la sociedad civil.

El proyecto, dirigido a unificar las metodologías de interrogatorio policial, generó controversia debido a la oposición a la participación de Israel en el marco de la investigación Horizonte 2020 de la Unión Europea y las documentadas violaciones de los derechos humanos cometidas por las entidades israelíes que participan.

De acuerdo con una declaración del movimiento BDS, la campaña fue dirigida por "una coalición portuguesa sin precedentes de grupos de solidaridad, organizaciones de derechos humanos y activistas antirracistas, así como la asociación que representa a los oficiales de la revolución de 1974 en el país."

El Movimiento por los Derechos del Pueblo Palestino y la Paz en Medio Oriente (Movimiento pelos Direitos do Povo Palestino e Pela Paz no Medio Oriente) (MPP), originador de la de la coalición de la sociedad civil en contra del proyecto, dijo: "Felicitamos la decisión del Ministerio de Justicia de poner fin a la participación de la policía portuguesa en este proyecto".

"La retirada del gobierno portugués del proyecto es una victoria de todas las fuerzas que en Palestina, en Portugal y en Europa, pidieron el fin de este proyecto de cooperación con el aparato represivo de Israel."

En respuesta a la noticia, el coordinador de Stop the Wall, Jamal Juma, miembro de la organización del Comité Nacional Palestino de BDS (BNC), dijo que la decisión del gobierno "da esperanza a nuestro pueblo y envía un fuerte mensaje a Israel de que no habrá negocios como era habitual durante por mucho tiempo si continúa la agresión militar contra Gaza y la represión en Cisjordania".

Riya Hassan, coordinadora europea para el BNC, comentó: "Esta última victoria es otra señal de que los gobiernos europeos están despertando a la problemática de tener a Israel como socio en proyectos que corren el riesgo de socavar las libertades fundamentales, la democracia y los derechos humanos."

Y agregó: "Todavía hay un largo camino por recorrer para poner fin a la complicidad de Europa con el apartheid israelí. La Ley Tren en sí misma continúa con el resto de participantes y es sólo uno de los muchos proyectos militares y de seguridad financiados por la Comisión Europea con el dinero de los contribuyentes".

Fuente: extraído de MEMO
Federación Palestina de Chile

Sindicato alemán de profesores llama a boicot total a Israel

Un sindicato alemán de profesores desata las iras de los lobbies sionistas al publicar un artículo a favor del boicot total a los ocupantes de Palestina.

05/09/2016

Un sindicato alemán de profesores desata las iras de los lobbies sionistas al publicar un artículo a favor del boicot total a los ocupantes de Palestina.

"Esta medida debe llevarse a cabo tanto tiempo como sea necesario hasta que Israel respete los derechos básicos de los palestinos (...): el fin de toda ocupación, el derecho al retorno de los refugiados y la plena igualdad jurídica", plantea en su escrito el activista Christoph Glanz.

El artículo del profesor alemán, titulado "Palestina/Israel: Documentar la injusticia y reclamar justicia, ¿no es posible en Oldemburgo?", aparece en el número de septiembre de la revista del Sindicato Educación y Ciencia (GEW, en sus siglas en alemán) de enseñantes, federación fundada en 1948 que cuenta con 260.000 afiliados.

En él, Glanz comienza con sus observaciones de la limpieza étnica israelí en un viaje por Palestina ocupada. A diferencia de cualquier otro país mediterráneo, en la Palestina ocupada desde 1948 no se ven ya pueblos antiguos, con siglos de arquitectura a sus espaldas, sino edificios con apenas unas décadas.

Recuerda también de su estancia, además de los omnipresentes puestos de control, la violencia sufrida por él mismo como militante propalestino y las ejecuciones extrajudiciales. En su misma puerta, dos palestinos fueron asesinados por soldados israelíes en menos de 24 horas y por la espalda, relata.

Para Glanz, Alemania y en concreto su ciudad, Oldemburgo (160.000 habitantes, en el noroeste), no pueden permanecer impasibles ante la situación creada por la ocupación y la represión israelíes, máxime cuando sus principales víctimas son los niños, por lo que llama al boicot total para evitar financiar el proyecto sionista.

Razón de más para el boicot, alerta, es que la ocupación israelí afecta también a su propia ciudad, en Alemania, al impedir los lobbies proisraelíes que se hable libremente de la situación en Palestina, a menudo mediante la acusación de "antisemitismo". En junio, un tribunal de Oldemburgo prohibió que se calumniara a Glanz en esos términos.

El artículo ha suscitado grave preocupación en medios proisraelíes. El diario Jerusalem Post ha publicado este mismo domingo, entre reacciones adversas y sin dar cuenta del escrito en sí, que la publicación del artículo supone "el primer llamado de un sindicato alemán a boicotear a Israel o a los judíos desde el Holocausto".

Fuente: extraído de HispanTV
Federación Palestina de Chile